Paraguayos protestan exigiendo renuncia del presidente Mario Abdo Benítez

"Nadie confía más en Marito (apodo del mandatario) por la corrupción. El cambio de ministros no es suficiente. Tiene que renunciar", aseguran los manifestantes.

El presidente Benítez nombró nuevos ministros, pero los protestantes exigen su renuncia. Foto AFP
El presidente Benítez nombró nuevos ministros, pero los protestantes exigen su renuncia. Foto AFP

Asunción, Paraguay

Una nueva movilización se prepara este lunes en Paraguay, sacudido desde el viernes por protestas en reclamo de la renuncia del presidente Mario Abdo Benítez, al que los manifestantes acusan de mal desempeño en la crisis sanitaria por la pandemia de covid-19.

Aunque el mandatario trata de aplacar las protestas con el nombramiento de nuevos ministros y la promesa de "corregir" sus errores, los manifestantes volverán a salir a las calles en coincidencia con la tradicional marcha por el Día de la Mujer.

La manifestación feminista en Asunción está prevista en la plaza de la Democracia y la concentración de opositores en la plaza del Congreso.


LEA: La pandemia extiende la pobreza a 118 millones de mujeres en Latinoamérica


El presidente "tiene que renunciar, la corrupción es demasiado grande", dijo Carola Recalde, una bióloga que acudió a la plaza con una bandera paraguaya.

"Nadie confía más en Marito (apodo del mandatario) por la corrupción. El cambio de ministros no es suficiente. Tiene que renunciar", agregó Lidia Benítez, un ama de casa que dijo haber sufrido durante 40 días la convalecencia de su madre. "Se salvó de milagro, porque resistió al covid", dijo, al señalar que el perjuicio económico para su familia fue millonario.

La noche del domingo, varios centenares de personas intentaron llegar hasta la casa del presidente en demanda de su renuncia, pero la marcha fue bloqueada por la policía.

Quemas.4(1416x870)

En la madrugada del lunes, un grupo de manifestantes se trasladó hasta las inmediaciones de la residencia del expresidente Horacio Cartes (2013-2018) donde fueron dispersados por fuerzas antimotines.

La Prensa