Oleada de migrantes llega a fronteras de Estados Unidos

La ciudad de Río Grande está recibiendo hasta 80 familias a diario y entre los grupos que llegan van hondureños.

En las últimas dos semanas la Patrulla Fronteriza ha reportado la llegada de grandes grupos <br/>a Texas, donde la agencia federal ya ha comenzado a liberar a docenas de estas familias.
En las últimas dos semanas la Patrulla Fronteriza ha reportado la llegada de grandes grupos
a Texas, donde la agencia federal ya ha comenzado a liberar a docenas de estas familias.

TUCSON.

El Gobierno Federal estadounidense y los albergues en estados fronterizos se preparan para recibir lo que podría ser una nueva oleada de migrantes con nuevos centros de procesamiento y más recursos para prestar ayuda a las familias, incluyendo pruebas de covid-19.

En las últimas dos semanas, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) ha reportado la llegada de grandes grupos a la frontera, particularmente en Texas, adonde la agencia federal ya ha comenzado a liberar a docenas de estas familias. Norma Pimentel, directora ejecutiva de Caridades Católicas del Valle del Río Grande -una agencia de la Diócesis de Brownsville, Texas-, dijo que desde hace dos semanas la Patrulla Fronteriza comenzó a liberar a las familias.

Clave
Se espera que en las próximas semanas la llegada de familias aumente aún más debido a que la Administración de Biden todavía no ha tomado una decisión sobre qué se va a hacer con los migrantes que esperan respuesta de asilo.

Desde entonces, el albergue que maneja la agencia en la ciudad de Río Grande recibe un promedio de 80 familias diariamente, en su mayoría integradas por inmigrantes de Guatemala, Honduras y El Salvador; pero también llegan familias de otros países, como Haití.

“Estamos viendo que solo familias están siendo liberadas: papá, mamá y sus hijos”, dijo.

Indicó que la CBP se comunicó directamente con ella y le informó que las familias comenzarían a ser liberadas, por lo que de inmediato comenzaron a prepararse. El albergue cuenta con traductores y voluntarios que ayudan a los migrantes a llamar a sus familias en Estados Unidos y comprar pasajes de autobús para llegar a sus destinos finales.

La Prensa