Primer ministro británico denuncia "escenas vergonzosas" en Washington

Boris Johnson se pronunció tras los actos en donde seguidores del presidente Trump irrumpieron las instalaciones del Capitolio estadounidense.

Boris Johnson, primer ministro británico, repudió los actos sucedidos en Washington.
Boris Johnson, primer ministro británico, repudió los actos sucedidos en Washington.

Londres, Reino Unido

El primer ministro británico, Boris Johnson, denunció este miércoles las "escenas vergonzosas" en Washington tras la irrupción de seguidores del presidente Donald Trump en el Congreso estadounidense y exhortó a una "transición pacífica" del poder con el demócrata Joe Biden.

"Escenas vergonzosas en el Congreso estadounidense. Estados Unidos es el defensor de la democracia en el mundo entero y ahora es vita que el traspaso del poder se haga de manera pacífica y ordenada", estimó en un tuit.

Lea: Trump pide a sus simpatizantes que "vuelvan a casa" tras asalto al Capitolio

El asalto al Congreso se produjo cuando ambas cámaras celebraban una sesión para corroborar la victoria electoral del demócrata Joe Biden, en las elecciones presidenciales de noviembre pasado.

Los seguidores del presidente, que habían acudido a Washington en masa convocados por Trump, quien les arengó en un mitin frente a la Casa Blanca, se dirigieron luego al Capitolio y entraron por la fuerza.

Tras los actos violentos, legisladores de Estados Unidos denunciaron un intento de "golpe de Estado".

"Esto es anarquía. Es un intento de golpe. Y está ocurriendo en Estados Unidos a causa de legisladores ilícitos", dijo de su lado el congresista Seth Moulton.

Además: Biden: "Nuestra democracia está bajo un ataque sin precedentes"

Llamado de Biden a Trump

Por su parte, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, denunció "insurrección" en el Capitolio, donde cientos de partidarios de Donald Trump sembraron el caos durante la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales.

"Nuestra democracia está experimentando una agresión sin precedentes", dijo el líder demócrata, quien reclamó al presidente republicano que aparezca ante las cámaras de televisión para exigir "el fin de este asedio" a la sede legislativa.

La Prensa