Con fuertes controles, España trata de asegurar confinamiento ante rebrote

Este viernes, la región de Galicia (noroeste) fue la última en sumarse a esta medida que, en su caso, afectará solo a sus siete ciudades más pobladas.

Madrid. España

La policía española se desplegó este viernes en el aeropuerto y las estaciones de tren de Madrid para asegurar el cumplimiento del cierre perimetral decretado en casi toda la España peninsular para disminuir la movilidad ante un fin de semana largo.

Este viernes, la región de Galicia (noroeste) fue la última en sumarse a esta medida que, en su caso, afectará solo a sus siete ciudades más pobladas.

Lea: Europa de rodillas ante rebrote de coronavirus

A excepción de la poco poblada Extremadura, todas las regiones peninsulares de España han aplicado restricciones para impedir las entradas y salidas injustificadas de sus territorios.

Aunque la mayoría de cierres está previsto para dos semanas, en Madrid se aplicará únicamente en los dos próximos fines de semana que terminan con lunes de fiesta en la capital.

Esto provocó que el jueves por la noche hubiera "un numero más importante de salidas" de la capital, según reconoció el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien aseguró que la policía dispone de "planes de contingencia" para evitar el incumplimiento de esta restricción.

En imágenes de la televisión La Sexta desde el aeropuerto madrileño de Barajas, se veía a agentes controlando los accesos a la terminal y pidiendo a los viajeros sus justificantes de viaje.

En Cataluña, la policía regional mostró imágenes de controles en las principales salidas de Barcelona que, durante el fin de semana, estará bloqueada a nivel municipal.

Estos cierres perimetrales son una de las disposiciones previstas en el estado de alarma aprobado el domingo por el gobierno español, que también decretó un toque de queda nocturno en toda España a excepción de Canarias, donde la incidencia del coronavirus es menos elevada.

A pesar de las múltiples restricciones aplicadas, la pandemia crece rápidamente en España, uno de los países europeos más impactados por el covid-19, y algunos, como el gobierno regional de Cataluña, ponen sobre la mesa la necesidad de imponer un confinamiento domiciliario.

"El actual decreto de alarma (...) no contempla confinamientos domiciliarios. Y nosotros pensamos que con las medidas que se ponen a disposición, no va a ser necesario llegar allí", indicó el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

En marzo, España impuso uno de los confinamientos más severos de su entorno a sus ciudadanos, que durante largas semanas apenas pudieron salir de casa.

El balance de la pandemia roza los 1,2 millones de contagios y supera lo 35.000 fallecidos en este país.

La Prensa