Arrestan a empresario de Florida por gastarse ayuda federal de COVID-19 en un Lamborghini

David Hines obtuvó 3,9 millones de dólares de un fondo federal diseñado para ayudar a las pequeñas empresas a pagar salarios.

David Hines (29) es un empresario residente en Miami, Estados Unidos.
David Hines (29) es un empresario residente en Miami, Estados Unidos.

Estados Unidos.

Un empresario en Florida fue arrestado por utilizar dinero destinado a aliviar a los afectados por la pandemia para comprar un auto deportivo Lamborghini Huracán por 318.000 dólares, entre otros lujos, según documentos judiciales.

David Hines, residente de Miami de 29 años, obtuvo 3,9 millones de dólares de un fondo federal diseñado para ayudar a las pequeñas empresas a pagar salarios y superar las vicisitudes impuestas por la pandemia del coronavirus.

No obstante, utilizó los fondos para "gastos personales en sitios de citas online, joyas y ropa de lujo y un hotel de Miami Beach. También gastó los fondos en comprar un Lamborghini deportivo por 318.497,53 dólares", indica la inculpación criminal.

Además lea: Obama arremete contra Trump por suprimir el voto y atacar a las minorías

Hines declaró que destinaría el dinero a pagar los salarios a unos empleados que en realidad no existían, según el documento de la fiscalía federal del sur de Florida del 23 de julio, pero divulgado esta semana.



Se lo acusa de fraude bancario y falso testimonio a una institución crediticia, entre otros cargos.



Los préstamos federales, llamados Paycheck Protection Program (programa de protección de cheques de salario), forman parte de la ley CARES aprobada en marzo para prestar asistencia a millones de estadounidenses azotados por la crisis económica.

Hines fue arrestado el lunes y liberado bajo fianza de 100.000 dólares. Está obligado a utilizar una tobillera electrónica.

Hace dos semanas, un residente de Los Angeles, en el otro extremo del país, fue detenido por utilizar parte de los 9 millones que obtuvo gracias a este programa federal para apostar en Las Vegas.

La Prensa