"Trump nos utiliza, nos trata como si fuéramos peones": "dreamer" salvadoreño

Jorge Benítez, un dreamer salvadoreño, dijo que Trump los utiliza para sus negociaciones políticas.

El dreamer Jorge Benítez habla durante una manifestación para protestar por el anuncio de que el gobierno de Trump, que no aceptará nuevas solicitudes de protección para 'Dreamers'.
El dreamer Jorge Benítez habla durante una manifestación para protestar por el anuncio de que el gobierno de Trump, que no aceptará nuevas solicitudes de protección para 'Dreamers'.

Washington.

Jorge y Bayron Benítez son hermanos y llegaron indocumentados a Estados Unidos, siendo niños, desde El Salvador. Jorge está protegido por un programa que le permite trabajar e impide su deportación, pero su hermano menor no, debido a la ofensiva contra la migración del presidente Donald Trump, que esta semana endureció las reglas.

La vida de los dos hermanos ha sido un vaivén de emociones en los últimos años después de que en 2017 el mandatario republicano anunció que suspendía el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Creado por su predecesor demócrata Barack Obama en 2012, el DACA surgió para dar una solución a cientos de miles de jóvenes indocumentados llegados al país siendo niños, los conocidos como "dreamers" (soñadores).



"Trump nos utiliza", afirmó Jorge, de 21 años, en relación a intentos del presidente de usar el destino de los "dreamers" para sus negociaciones políticas.

"Él nos trata como un juego, como si fuéramos peones", afirmó el joven, que, como beneficiario de DACA, está protegido de la deportación y además puede trabajar, estudiar y tener una libreta de conducir.

Para acceder a este programa hay que tener más de 15 años en el momento de la solicitud, por lo que su hermano Bayron de 17 años no pudo acceder a este estatuto antes de que Trump lo cancelara.



La decisión de cancelar este programa fue impugnada en la justicia y llegó hasta la Corte Suprema, que a mediados de junio se pronunció contra el gobierno y a favor de los "dreamers".

Entonces, la familia de Bayron decidió iniciar inmediatamente el trámite para que él pudiera tener los mismos documentos que su hermano.

Para esto demandaron al gobierno y obtuvieron una victoria de un tribunal federal de Maryland el 17 de julio, que dictaminó que el gobierno tenía que emitir nuevos permisos.

Pero el martes, el gobierno de Trump anunció que recortaría el permiso de DACA de dos años a uno y no aceptaría nuevas solicitudes.

- Diferencias entre los hermanos -

"Esto llegó de la nada", contó Bayron, que lamenta no poder sacar un permiso de conducir como el resto de sus amigos ni obtener un trabajo bien remunerado. Sin documentos, se expone también a una deportación hacia un país que ni siquiera recuerda.

Según el American Immigration Council, en Estados Unidos hay unos 66.000 jóvenes en la situación de Bayron, frente a unas 700.000 personas que sí lograron entrar en el programa DACA.

"Mi mamá ve la diferencia entre los hermanos, porque mi hermano quiere trabajar pero no hay muchas oportunidades para él, ella no quiere que él haga un trabajo como el que hace ella, que se mata todos los días para poder traer un poco de dinero a la casa", contó Jorge.



La madre de ambos los llevó a Estados Unidos cuando tenían 3 y 5 años, un años después de que huyera de su país debido a la violencia de las pandillas.

"Nosotros no tuvimos otra opción que escapar", contó Jorge. "Recuerdo que veía a nuestros vecinos en la calle con la cabeza ensangrentada".

Jorge dijo estar muy "enojado" con el anuncio, y recordó que efectuar una solicitud de acceso al programa es muy caro.



Que se haya recortado de dos a un año su duración convierte el tema en una preocupación constante, explicó, porque el trámite debe realizarse seis meses antes de que caduque el permiso.

"DACA no es barato y las familias se gastan todos sus ahorros, porque para ellos esto representa esperanza", dijo precisando que en el caso de los inmigrantes estos ahorros son magros y obtenidos con mucho esfuerzo, a base de horas extras ganando el sueldo mínimo.

Para Jorge, los próximos meses serán "cruciales", a menos de 100 días de unas elecciones en las que Trump se juega un segundo mandato, unos comicios a los que llega rezagado en las encuestas.

"Creo que los latinos se van a dar cuenta de que Trump no está haciendo nada de lo que dijo que iba a hacer por nosotros", afirmó el joven.

Tras el anuncio de Trump, su rival Joe Biden, el candidato que será oficializado por los demócratas en la convención de agosto, criticó la decisión del gobierno.

"El presidente Trump no se detiene ante nada para impulsar la agenda política antiinmigrante, incluso a expensas de gente joven que creció en este país y que son estadounidenses hasta la médula", señaló el exvicepresidente.

Jorge indicó que espera que los votantes latinos se den cuenta de que lo único que hace el mandatario es actuar para quedar bien "con su gente".

"Y su gente son los supremacistas blancos", afirmó.

La Prensa