Abuela TikTok que ayudó al fracaso del mitin de Trump apoyará a Biden

Mary Jo Laupp se ganó el sobrenombre de "abuela TikTok" con su apasionada campaña en las redes sociales para que los opositores reservaran plazas en el estadio donde Trump iba a dar un mitin en Tulsa, Oklahoma, para luego no ir.

El llamado de Laupp en un pequeño vídeo compartido en la plataforma TikTok fue visto más de dos millones de veces. /

Oklahoma, Estados Unidos

La abuela TikTok que, en las redes sociales, ayudó al fracaso del mitin de Donald Trump la semana pasada en Oklahoma ha sido contratada para trabajar en la campaña de su opositor, Joe Biden, a la presidencia de Estados Unidos en los comicios de noviembre.

Mary Jo Laupp se ganó el sobrenombre de "abuela TikTok" con su apasionada campaña en las redes sociales para que los opositores reservaran plazas en el estadio donde Trump iba a dar un mitin en Tulsa, Oklahoma, para luego no ir.

El resultado fue que menos de un tercio de la capacidad del estadio se llenó, pese que el equipo que trabaja en la reelección del presidente aseguró que había habido un enorme interés y que había habido más de un millón de solicitudes.

El llamado de Laupp en un pequeño vídeo compartido en la plataforma TikTok fue visto más de dos millones de veces y propagado por clubes de fans de la música pop surcoreana, conocida como K-pop.

Caitlin Gilber, codirectora de la Coalición Digital de Biden, un colectivo de militantes demócratas especializados en internet, dijo el viernes que esta abuela de seis nietos de 51 años se ha unido a su grupo para ayudar en la campaña digital para las elecciones presidenciales de noviembre.

Laupp dijo al New York Times que uno de sus primeros proyectos será establecer un grupo de creadores de contenidos en TikTok a favor de Biden.

Esta residente del estado de Iowa trabaja en el departamento de música de un instituto y antes había participado en la campaña del candidato de demócrata en las primarias del partido Pete Buttigieg, exalcalde de Indiana.

Moderación de contenidos

Facebook endureció sus políticas de moderación de contenidos el viernes, al prohibir más tipos de mensajes de odio en los anuncios publicitarios y comenzar a colocar advertencias a las publicaciones problemáticas que decida no eliminar.

Mark Zuckerberg, el presidente de la red social, defiende desde hace meses en nombre de la libertad de expresión un enfoque más flexible que Twitter o YouTube, sobre todo en lo que se refiere al discurso de figuras políticas.

La Prensa