Gobernador de California autoriza apertura de barberías y restaurantes de Los Ángeles

Tanto los restaurantes como las peluquerías y los salones de belleza deberán mantener un registro diario de sus clientes.

 El gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom (c), ofrece una rueda de prensa. EFE/ Peter Dasilva/Archivo
El gobernador de California, el demócrata Gavin Newsom (c), ofrece una rueda de prensa. EFE/ Peter Dasilva/Archivo

Los Ángeles.

Los restaurantes, barberías y salones de belleza del Condado de Los Ángeles podrán empezar a funcionar desde este fin de semana, tras recibir este viernes la autorización del gobernador de California, Gavin Newsom.

Gravemente afectados por la pandemia, estos negocios podrán reabrir y ofrecer servicios en persona siempre y cuando cumplan las guías de protección y seguridad contra el COVID-19 y que incluye entre otros el uso de tapabocas, desinfectantes y guantes.

"Los datos regionales muestran que hemos aplanado la curva (de contagios) indicando que estamos listos para seguir adelante en la fase de recuperación", aseguró Kathryn Barger, supervisora de Los Ángeles, condado que había enviado la solicitud al gobernador desde el miércoles.

Con la apertura de Los Ángeles ya son 48 los condados de California autorizados para entrar en la Fase Tres del proceso de reapertura económica tras el cierre por la pandemia del coronavirus SARS-Cov-2, mientras que otros 10 continúan todavía en la Fase Dos.

Al 28 de mayo, el condado de Los Ángeles presentaba 49.861 casos positivos de COVID-19, del total de 103.886 en todo California, y las muertes por el virus en el condado alcanzaban 2.241 de un total de 4.068 en el estado, según el Departamento Salud Pública de California.

La supervisora Janice Hahn, que también ha estado abogando por la apertura de negocios en Los Ángeles, destacó la importancia de la aprobación de hoy señalando que "los lineamientos para proteger la salud se mantendrán vigentes".

Las pautas requieren la redistribución de las áreas de servicio para garantizar la distancia social de al menos seis pies entre la clientela.

Tanto los restaurantes como las peluquerías y los salones de belleza deberán mantener un registro diario de sus clientes con un número telefónico de contacto, de manera que las autoridades de salud puedan acceder rápidamente a cada usuario en caso de un rebrote del COVID-19.

Algunas ciudades de los condados de Long Beach y San Pedro ya han aprobado el cierre de algunas calles para ampliar el espacio de las mesas de los restaurantes al aire libre.

El Condado de Los Ángeles en su petición del miércoles señaló que el número de casos del coronavirus es suficientemente bajo de manera que si se suspendiera la orden de estar en casa y aumentaran las cifras de contagio los hospitales y el condado tienen capacidad para responder.

Igualmente, reportó una disminución de 1% en el número de pacientes hospitalizados en un promedio de siete días, otro de los requisitos para obtener la autorización de apertura de los negocios en la Fase 3.

La Prensa