Así castiga China a quienes se niegan a usar mascarillas en epidemia por coronavirus

Los ciudadanos que se aventuran a salir a las calles sin mascarillas son detenidos violentamente.

La policía china patrulla las principales ciudades para detener a los ciudadanos que no cumplen con las medidas de la cuarentena./AFP.
La policía china patrulla las principales ciudades para detener a los ciudadanos que no cumplen con las medidas de la cuarentena./AFP. /

Pekín, China.

Las autoridades chinas extendieron la cuarentena en Wuhan, epicentro de la epidemia de coronavirus que deja más de 1,700 muertos y unos 70,000 infectados, informaron medios locales este lunes.

Videos en redes sociales muestran el estricto control de la policía china contra los ciudadanos que se nieguen a acatar las condiciones de la cuarentena, incluido el uso de la mascarilla.

Varios ciudadanos han sido detenidos y arrestados por negarse a usar la mascarilla en lugares públicos, incluidos mercados y centros comerciales.

En tanto, el Gobierno de Xi Jinping ordenó que todas aquellas personas que regresen a Pekín tras las prorrogadas vacaciones del Año Nuevo lunar deberán pasar una cuarentena de 14 días en casa para ayudar a prevenir contagios del coronavirus COVID-19.

De acuerdo con el diario oficial Beijing Daily, que cita un grupo de trabajo local para la prevención de la epidemia, quienes no hagan una cuarentena de 14 días tras su vuelta serán castigados según la ley, aunque no especifica qué medidas se tomarán ni si las restricciones también se aplican a no residentes o a extranjeros.



"Desde ahora, todos aquellos que regresen a Pekín deben quedarse en casa o en centros de observación durante 14 días tras su llegada", agrega la información.

Cientos de miles de trabajadores chinos debían regresar el pasado lunes a oficinas y fábricas tras las vacaciones del Año Nuevo Lunar pese a que el país sigue luchando contra el nuevo coronavirus, que deja ya al menos 1,523 fallecidos en China.

La vuelta está siendo escalonada, y en la capital china la mayoría de los ciudadanos se mantienen aún encerrados en sus viviendas, las calles siguen desiertas y la mayor parte de los locales comerciales cerrados, con la excepción de supermercados y algunas pequeñas tiendas de alimentación.



En los bloques de viviendas, los residentes que deseen salir a la calle deben acudir antes a unos improvisados centros de control donde los guardias de seguridad miden la temperatura corporal y entregan unos pases identificativos.

Según la circular hecha pública por Beijing Daily, quienes regresen a Pekín a partir de ahora deben comunicarlo antes a sus comunidades vecinales.

Asimismo, muchas empresas han pedido a sus empleados que trabajen desde sus domicilios para evitar contagios.

Histeria en Hong Kong

Una histeria colectiva se ha apoderado de los habitantes de Hong Kong desde la aparición del nuevo coronavirus en China continental, que les recuerda el trauma vivido con el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo).

Vea: Detectan 14 contagios de coronavirus en avión que traslada evacuados a Texas

Este otro coronavirus causó 300 muertos en el territorio semiautónomo en 2002 y 2003. Pekín tardó en dar la voz de alarma y, desde entonces, la población de este territorio de más de 7 millones de habitantes desconfía de la política sanitaria del gobierno local.

Esta epidemia se produce en un momento en el que el gobierno, afín a Pekín, sufre una caída histórica de la popularidad después de meses de protestas en favor de la democracia.

Las autoridades critican los rumores de escasez y aseguran que los suministros de alimentos y productos para el hogar se mantienen a un nivel constante.

La Prensa