Detectan 14 contagios de coronavirus en avión que traslada evacuados a Texas

Entre los más de 300 estadounidenses evacuados del crucero en Japón, al menos 14 dieron positivo por coronavirus.

/

Tokio, Japón.

Estados Unidos evacuó este lunes en dos aviones a cientos de sus ciudadanos del crucero en cuarentena en un puerto japonés, donde sigue creciendo el número de contagiados por el nuevo coronavirus, que se ha cobrado 1,770 vidas en China.

Unos 300 estadounidenses fueron evacuados junto a sus familias en dos aviones, el primero de los cuales aterrizó en California a las 07H29 GMT, mientras que el segundo debía aterrizar en breve en Texas. Los repatriados serán puestos en cuarentena durante 14 días, el periodo de incubación.

Entre estos evacuados figuran 14 casos positivos -de personas cuyos resultados de las pruebas llegaron en el transcurso de la operación de evacuación-, anunció el Departamento de Estado estadounidense. Los infectados fueron aisladas de los demás pasajeros en el avión.



Paralelamente, al menos 40 estadounidenses que fueron contagiados a bordo del crucero "Diamond Princess" se encuentran hospitalizados en Japón, según Washington.

Más de 350 ciudadanos de Estados Unidos se encontraban a bordo de este buque pero no todos aceptaron salir.

Otros gobiernos, como el de Australia e Italia, anunciaron su intención de evacuar a sus ciudadanos. Hong Kong también expresó su deseo de repatriar a los suyos -unos 330 hongkoneses- "lo antes posible". Canadá tomó la misma decisión para unos 250 canadienses.

Fuera de China el principal foco de infección de la epidemia en el mundo sigue siendo el "Diamond Princess", que fue puesto en cuarentena con 3,711 personas desde principios de febrero en el puerto de Yokohama, cerca de Tokio.

Según un último balance dado por la prensa local que cita fuentes del ministerio japonés de Salud, al menos 454 personas que viajaban en el barco resultaron contagiadas. Los enfermos confirmados son llevados a hospitales de Japón.



Durante la cuarentena, los pasajeros deben permanecer en sus camarotes. Hasta ahora, un total de 1,723 han sido sometidos a pruebas para detectar el virus.

La epidemia de COVID-19 ha matado a 105 personas en las últimas 24 horas en China continental, lo que eleva a 1,770 el número de fallecidos en el país desde la aparición de la epidemia viral en diciembre en Wuhan, capital de la provincia de Hubei (centro), anunciaron el lunes las autoridades chinas.

Fuera del gigante asiático, se han registrado cinco muertes (una en Filipinas, una en Hong Kong, una en Japón, una en Francia y una en Taiwán), por lo que ya son 1,775 fallecidos en el mundo por el virus.

El número de contagiados sube al menos a 70,500 en China y a unos 800 en una treintena de países y territorios.

Japón, el segundo país más afectado por virus

Fuera de China, después de Singapur (75 casos), Japón es el país más afectado del mundo por la epidemia. Además de los casos en el crucero "Diamond Princess", las autoridades japonesas informaron de 60 portadores del coronavirus en diferentes regiones del país.

El ministro de Salud, Katrsunobu Kato, advirtió el domingo que Japón entraba en una "nueva fase" de la infección viral, después de que el país constatara cada día casos adicionales entre personas que no han viajado a China y que no han estado en contacto con visitantes provenientes de ese país.

El ministro pidió evitar las reuniones y los lugares concurridos. Como consecuencia, fue cancelada la celebración pública por el cumpleaños del emperador y el el maratón de Tokio para aficionados.

Vea: Taiwán registra su primera muerte por coronavirus

En otras partes, la preocupación crece después de que dio positivo de coronavirus una estadounidense que viajaba en el crucero "Westerdam", que atracó en Camboya la semana pasada con 2,200 pasajeros y miembros de la tripulación, tras ser rechazado en cinco puertos asiáticos.

Más de 1,200 de los 1,455 pasajeros desembarcaron. Algunos están en Phnom Penh y serán sometidos a pruebas antes de ser repatriados, pero otros salieron de Camboya y tomaron vuelos comerciales rumbo a sus países, una buena parte vía Malasia, donde fue diagnosticada la estadounidense.

En Pekín, expertos internacionales enviados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzaron conversaciones con sus homólogos chinos.

La Prensa