Más noticias

México recuerda a víctimas de terremotos de 1985 y 2017

El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó una breve ceremonia en el centro de la capital en la que se izó la bandera mexicana a media asta.

Cientos de mexicanos conmemoraron un año más de la tragedia.
Cientos de mexicanos conmemoraron un año más de la tragedia.

Ciudad de México, México.

México recordó este jueves a las víctimas de los terremotos que golpearon principalmente a Ciudad de México el 19 de septiembre de 1985 y de 2017 con una ceremonia en el centro de la capital.

El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó una breve ceremonia en el centro de la capital en la que se izó la bandera mexicana a media asta.

"Vamos a recordar a las víctimas, a sus familiares, amigos, a todo el pueblo de México, de manera especial, a los que sufrieron por los sismos del 85 y del 2017 tanto en la Ciudad de México como en varios estados del país", dijo AMLO en conferencia de prensa.

"Nuestro pueblo es un pueblo fraterno, solidario, que siempre son los primeros en brindar auxilio, ahora nos hemos propuesto que no se quede atrás el gobierno, que se llegue primero para auxiliar en caso de una desgracia", agregó.

Un terremoto de 8,1 golpeó a Ciudad de México el 19 de septiembre de 1985 y se estima que dejó más de 10.000 muertos y daños a cientos de casas y edificios.

El sismo tuvo su epicentro en las costas del Pacífico mexicano y es catalogado como uno de los más dañinos en la historia del país.

Terremoto-mexico-lopez-obrador(800x600)
El presidente Andrés Manuel López Obrador se mostró reflexivo durante la ceremonia.

El 19 de septiembre de 2017, otro terremoto de 7,1 golpeó el centro de México, en particular a la capital y los estados de Puebla y Morelos. El sismo tuvo su epicentro en Puebla y dejó daños en varios edificios de Ciudad de México, unos 370 muertos y varios heridos.

Unos días antes, el 7 de septiembre de ese mismo año, otro terremoto de 8,2 sacudió el sureste de México y dejó un centenar de muertos y daños principalmente en los estados de Oaxaca y Chiapas.

Ciudad de México es particularmente vulnerable a los terremotos al estar construida sobre sedimentos suaves y acuosos de lo que fue la antigua gran Tenochtitlán, capital del imperio azteca.