Más noticias

México reconoce que situación en frontera con EEUU no puede seguir así

EL gobierno mexicano reconoce que los flujos están creciendo demasiado.

El Secretario de Relaciones Exteriores de México Marcelo Ebrard celebra una conferencia de prensa en la Embajada de México.
El Secretario de Relaciones Exteriores de México Marcelo Ebrard celebra una conferencia de prensa en la Embajada de México. / Foto: AFP

Washington, Estados Unidos

México reconoce que la situación en la frontera con Estados Unidos, adonde en los últimos meses llegaron cientos de miles de migrantes, no puede seguir así, dijo el miércoles el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, tras analizar el tema en una reunión en la Casa Blanca.

"El punto de partida es que ambas partes reconocemos que la situación actual no se puede mantener como está", dijo Ebrard a periodistas. "¿Por qué? Porque vimos los reportes de los números y efectivamente los flujos están creciendo demasiado".

Más de 144.000 migrantes, en su mayoría de Centroamérica, fueron detenidos en mayo en la frontera con México, un 32% más que abril, y el ritmo de llegada de inmigrantes indocumentados, que asciende a 677.000 desde octubre, es el más alto desde 2006, según cifras oficiales estadounidenses.

Los datos se divulgaron horas antes de la cita de la delegación encabezada por Ebrard con el vicepresidente Mike Pence para discutir la amenaza arancelaria del presidente Donald Trump, que la semana pasada anunció que aplicará gravámenes a todas las importaciones mexicanas a partir del próximo lunes si México no detiene el flujo de migrantes hacia el norte.

Este miércoles, la agencia de calificación financiera Fitch degradó la nota crediticia de México de BBB+ a BBB, mientras la agencia Moody's cambió su perspectiva para México de "estable" a "negativa".

El jefe de la Casa Blanca aseguró el jueves pasado que aplicará a partir del 10 de junio tarifas del 5% a todos los bienes mexicanos, que aumentarán hasta 25% a partir del 1 de octubre, si el gobierno de México no detiene el creciente flujo de indocumentados que llegan a la frontera sur estadounidense.