Más noticias

Pompeo viaja a Rusia con una postura diplomática ambigua de EEUU

Venezuela es solo uno de los muchos temas que enfrentan a Estados Unidos y Rusia.

Mike Pompeo, Secretario de Estado de los Estados Unidos desde 2018.
Mike Pompeo, Secretario de Estado de los Estados Unidos desde 2018. / Foto: AFP

Washington, Estados Unidos

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, se dirige a Rusia con una tarea inusual e ingrata, mostrar una postura firme contra la potencia rival, aunque su jefe, el presidente Donald Trump, elija un tono conciliador.

Pompeo se reunirá el martes con Vladimir Putin en la ciudad de Sochi, sobre el Mar Negro, en el encuentro del representante estadounidense de más alto nivel con el mandatario ruso desde la cumbre de julio en Helsinki, después de la cual Trump enfrentó cuestionamientos en su país por su excesiva confianza con Putin.

El viaje del jefe de la diplomacia estadounidense se produce menos de dos meses después de que el fiscal especial Robert Mueller terminara una investigación que concluyó que Rusia interfirió en las elecciones presidenciales de 2016, pero que la campaña de Trump no actuó en connivencia con Moscú.

Después de pasar los primeros dos años de su presidencia bajo la sombra de esta pesquisa, el mandatario republicano conversó por teléfono durante más de una hora con Putin el 3 de mayo, en lo que calificó como una conversación "muy positiva".

Trump dijo que Putin le había asegurado que Rusia no estaba involucrada en Venezuela, lo que contradijo directamente a Pompeo y otros altos funcionarios que durante semanas habían exigido que Moscú dejara de respaldar a Nicolás Maduro, a quien Washington intenta derribar.

Venezuela es solo uno de los muchos temas que enfrentan a Estados Unidos y Rusia.

Otros son la guerra en Siria, los compromisos de control de armas y el conflicto en Ucrania, donde las potencias occidentales han intentando en vano durante cinco años poner fin al apoyo de Moscú a los separatistas armados.

Jonathan Katz, un exfuncionario estadounidense centrado en Europa Central y del Este, cree que Rusia estuvo esperando el final de la investigación de Mueller para ver si esto permitiría un nuevo comienzo con Trump, a quien Putin apoyó en su disputa electoral con Hillary Clinton en 2016.

"Creo que Moscú está testando si hay un nuevo modus operandi en Washington, (después) de la publicación del informe Mueller", afirmó Katz, ahora miembro del Fondo Marshall Alemán de Estados Unidos.

A pesar de dirigir el gobierno estadounidense, Trump es un agente atípico en Washington, ya que prácticamente todos los altos funcionarios de la administración, incluidos Pompeo y legisladores de todo los partidos, abogan por una postura más dura hacia Rusia, que incluya sanciones por la interferencia electoral y su toma de Crimea en 2014.

Para Pompeo "es increíblemente difícil porque los interlocutores del otro lado no saben quién habla por Estados Unidos", apuntó Katz.