Más noticias

El “frutazo”, la protesta de los agricultores argentinos

Cientos hicieron largas filas por horas para recibir frutas gratis, muy caras por la crisis.

Productores durante el “frutazo” en la Plaza de Mayo para visibilizar la crisis que atraviesa el sector hortofrutícula. AFP
Productores durante el “frutazo” en la Plaza de Mayo para visibilizar la crisis que atraviesa el sector hortofrutícula. AFP

Buenos Aires, Argentina.

Productores argentinos regalaron ayer 20 toneladas de frutas frente a la Casa Rosada, sede de la presidencia, en reclamo de medidas de auxilio para el sector, en crisis por la caída del consumo y el alza de costos en medio de la grave recesión económica.

La contracara de la protesta fueron centenares de personas que formaron una paciente fila durante horas para recibir gratis peras, manzanas y naranjas, un paliativo frente a la inflación que acumula 11,8% en el primer trimestre del año y sumó 54,7% en los últimos 12 meses.

La situación es crítica, el productor está fundido”, dijo Sebastián Hernández, presidente de la Federación de productores frutihortícolas de Río Negro y Neuquén, la principal región productora de peras y manzanas de Argentina.

LEA: La cárcel de migrantes en la frontera sur de México

El país sudamericano atraviesa por una recesión económica, con caída del Producto Interno Bruto de -2,5% e inflación de 47,6% en 2018. “Verduras de vez en cuando uno come, pero frutas en mi situación económica se hace muy difícil poder llegar a consumir, está muy caro, es imposible”, refirió María, de 50 años, mientras esperaba con una bolsa llegar hasta el improvisado puesto montado por los productores en medio de la Plaza de Mayo.

Junto a María, cientos de personas, algunos muy humildes, otros empleados de oficinas cercanas a la casa de gobierno, también hicieron fila para recibir fruta gratis.

Es la realidad que estamos viviendo, parece mentira pero hay que salir a buscar adonde te ayudan con algo, con alguna mercadería”, se lamenta Jorge de la Rosa, un jubilado de 74 años.

El gobierno acaba de lanzar medidas para frenar la inflación con congelamiento de precios de productos esenciales y tarifas de servicios públicos por seis meses, hasta octubre, cuando se realizarán elecciones presidenciales en las que Mauricio Macri buscará renovar su mandado hasta 2023.