Más noticias

Trump despide al jefe del Servicio Secreto tras 'susto' en Florida

Una mujer china logró ingresar al resort del magnate en Florida con un programa informático maligno.

Tex Alles asumió la dirección del Servicio Secreto en abril de 2017, tres meses después de que Trump llegara al poder./AFP.
Tex Alles asumió la dirección del Servicio Secreto en abril de 2017, tres meses después de que Trump llegara al poder./AFP.

Washington, Estados Unidos.

El presidente de EEUU, Donald Trump, despedirá al jefe del Servicio Secreto, Randolph Alles, informó este lunes la Casa Blanca, horas después de que la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, abandonara su cargo.

"El director del Servicio Secreto de Estados Unidos, Randolph 'Tex' Alles ... se irá pronto y el presidente Trump seleccionó a James M. Murray, miembro de carrera de la USSS, para que asuma el cargo de director a partir de mayo", dijo la portavoz de Trump, Sarah Sanders, en una declaración.

El cambio llega en medio de rumores de una purga en el liderazgo del Departamento de Seguridad Nacional, que hasta el domingo dirigía Nielsen y del que depende el Servicio Secreto, encargado de la seguridad del presidente estadounidense y sus allegados.



No está claro si el despido de Alles está relacionado con la salida de Nielsen, pero el Servicio Secreto ha recibido algunas críticas a raíz del caso de Yujing Zhang, una mujer que a comienzos de abril consiguió adentrarse en el perímetro del club privado de Trump en Florida, Mar-a-Lago.

Zhang, que enfrenta hasta cinco años de prisión y 350.000 dólares en multas, alcanzó a ingresar en un primer control del club con dos pasaportes chinos, cuatro celulares, un disco duro, un computador portátil y un dispositivo con un programa informático maligno ("malware"), según una demanda judicial a la que tuvo acceso Efe.

Vea: Renuncia de Nielsen exhibe crisis en la Casa Blanca

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) inició una investigación la semana pasada para determinar si ese incidente podría estar relacionado con una posible operación de espionaje china.

Esa pesquisa también abarca a Cindy Yang, una empresaria que se fotografió con Trump en febrero en Mar-a-Lago y que dirige una firma de consultoría que promete a empresarios chinos contactos con el entorno del presidente.

Sin embargo, Trump aseguró la semana pasada que "no podría estar más contento con el Servicio Secreto", y que ese cuerpo encargado de su protección "ha hecho un trabajo fantástico desde el día uno", lo que choca con la decisión de expulsar a su jefe.

Alles, conocido por su apodo "Tex", dirige el Servicio Secreto desde abril de 2017, tres meses después de que Trump llegara al poder.