Más noticias

Trump lanza ultimátum a militares venezolanos

El mandatario estadounidense tachó a Maduro de "títere de Cuba".

VER MÁS FOTOS
Trump tachó a Maduro de 'marioneta de Cuba' en su discurso en Miami./AFP.
Trump tachó a Maduro de 'marioneta de Cuba' en su discurso en Miami./AFP.

Caracas, Venezuela.

El presidente de EEUU, Donald Trump, advirtió este lunes a los militares en Venezuela de que perderán "todo lo que tienen" si no rompen con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y argumentó que la caída de ese mandatario ayudará "a promover la democracia en Nicaragua y Cuba".

Tres días después de la llegada de varios aviones militares a Colombia para descargar más de 300 toneladas de ayuda humanitaria, el magnate dedicó un discurso en la Universidad Internacional de Florida, en las afueras de Miami, sobre la crisis de Venezuela.

El magnate también recordó que la gente en Cuba, Nicaragua y Venezuela espera democracia y reconoció nuevamente a Juan Guaidó como legítimo líder de Venezuela, mientras tachó al presidente Nicolás Maduro como una "marioneta de Cuba".




Durante más de media hora, Trump enfocó su discurso en apoyar al pueblo venezolano y en los cambios que están sucediendo en esa nación, donde, según sus palabras, el 90 % de la población vive en la pobreza y tres millones de venezolanos han salido del país.

Trump aseguró que "el camino actual hacia la democracia es irreversible", y que "los militares venezolanos tienen una decisión clara que tomar: trabajar por la democracia por su futuro y el de sus familias, o si no, perderán todo lo que tienen".

El mandatario también alertó de que EEUU "sabe dónde tienen escondido el dinero, en todo el mundo, los militares (venezolanos) y sus familias", por lo que estos "deberían escuchar al presidente (Juan) Guaidó y permitir que entre la ayuda humanitaria en Venezuela", agregó.

Trump reconoció hace casi un mes como presidente legítimo de Venezuela al líder opositor Juan Guaidó, y aprovechó su discurso para reafirmar ese apoyo, cinco días antes de la fecha programada por la oposición para el ingreso en el país caribeño de la ayuda humanitaria dispuesta por EEUU en la frontera con Colombia.

La situación se ha agravado en los últimos meses en Venezuela, donde la oposición considera ilegítimas las elecciones de mayo del año pasado, en las que Nicolás Maduro resultó reelegido presidente y que han sido cuestionadas por la comunidad internacional.




La crisis se acentuó después de que el 23 de enero, el jefe del Parlamento, el opositor Juan Guaidó, se declaró mandatario interino del país al invocar unos artículos de la Constitución venezolana y logró el respaldo más de 40 países, entre ellos Estados Unidos.

"Maduro no ha dejado entrar la ayuda (...) por Colombia, eran paquetes de ayuda para los niños", dijo Trump en el Ocean Bank Convention Center de la Florida International University (FIU), en Miami.

Presentado por su esposa y primera dama, Melania Trump, el gobernante dijo que "Cuba es quien controla Venezuela, no Maduro, pero no van poder seguir pagando a Cuba, esto tiene que cambiar rápido".

"Tienen que aceptar al presidente Guaidó", agregó.


En su discurso, Trump presentó a Aminta Pérez, la madre del policía insurrecto venezolano Óscar Pérez y le cedió el micrófono unos minutos antes de proseguir su oratoria.

La madre del piloto Óscar Pérez, que resultó muerto en un enfrentamiento armado con fuerzas militares gubernamentales en enero de 2018, pidió "justicia y ayuda humanitaria", además de "continuar con el legado de Óscar hasta ver a Venezuela libre y poder regresar".

Vea: EEUU despliega portaaviones nucleares tras escalada con Venezuela

Trump alineó en su discurso a Cuba, Nicaragua y Venezuela, los tres países denominados "eje del mal" por su asesor de seguridad, John Bolton.

Estos Gobiernos, dijo, "deciden cuándo naces y cuándo mueres", y puso énfasis en que Estados Unidos "nunca será un país socialista".

Trump se desplazó hoy a Miami desde Palm Beach, donde pasó el fin de semana, para pronunciar un discurso sobre la situación en Venezuela ante una audiencia en la que se encuentran representantes de la numerosa comunidad venezolana en Florida, congresistas y el gobernador del estado, Ron DeSantis, entre otros.