San Pedro Sula, Honduras.

Que Honduras tenga la presidencia de una asociación médica internacional despliega un abanico de oportunidades de desarrollo y avances en el tema de rehabilitación y obliga al país a implementar el plan mundial de rehabilitación.

Ese es el principal objetivo del Congreso de la Asociación Médica Latinoamericana de Rehabilitación (Amlar), instalado ayer en San Pedro Sula.

“La rehabilitación es una especialidad joven en Honduras, y todavía falta mucho camino por recorrer, incluso a nivel parlamentario, las leyes para las personas con discapacidad todavía no las tenemos claras y es una de las cosas que se va a trabajar, ademas, se deben hacer estudios para saber cómo estamos en torno al tema y queremos implementar nuestro eslogan -avanzando sin barreras-, sin embargo, nosotros vamos a un edificio público y no tienen rampas para los discapacitados por ejemplo, en cosas tan sencillas tenemos que empezar a trabajar”, expresó Sandra Corletto, Presidenta de Amlar.

Avances en la medicina

No hay estadísticas claras de cuántas personas están en rehabilitación, pero se estima que el 15% de la población de cada país necesita algún tratamiento de estos.

“En Honduras debemos tener entre un 15 y un 18% de discapacitados”, añadió Corletto, y por ello es importante la introducción de la tecnología y equipos modernos en la región. La rehabilitación ha ido creciendo y es una de las áreas de la medicina que ha tenido mucho progreso, con tendencia a la robotización y electrónica, según los expositores especialistas del congreso.“Desde hace 12 años estos equipos tienen una presencia activa en Latinoamérica y Centroamérica como una región en crecimiento, es una área que hemos priorizado no solo para la venta de equipo, también pensamos en el intercambio científico”, indicó Sacher Sánchez, experto en tecnología de rehabilitación de Physiomed.

Los avances en equipos de terapia representan el 50% de la rehabilitación, el 30% depende de lo que conozca el médico de cómo usar esa tecnología y el 20% es la disposición del paciente.

Sánchez dijo que mostrarán nuevas terapias y soluciones terapéuticas en beneficio de los pacientes y con ese fin tienen a disposición del mercado hondureño un grupo de propuestas tecnológicas novedosas que ya existen en algunos países del área, pero que para Honduras es nuevo y es urgente la incorporación de tecnología para la rehabilitación de las personas. “Pienso que este congreso es importante para todo Centroamérica porque desde el punto de vista de equipamiento y tecnología están atrasados”, enfatizó.

En el congreso presentaron equipos para la medicina física, una maquinaria que aunque lleva más de 30 años todavía no está disponible en el país y ofrece una terapia muy noble y beneficiosa para diferentes campos, no solo para la rehabilitación si no que también para tratamiento oncológico, recuperación deportiva, tratamiento de angiología y recuperación a quemados.

La tecnología de rehabilitación necesita inversión, pero es un tema de costo y beneficio, según los especialistas, para ellos, los beneficios justifican la compra, en muchos países estos equipos son usados para la postcirugía, cicatrización, evitar o reducir, edemas, los procesos inflamatorios y eso reduce la estadía hospitalaria, evita el uso de antibióticos y el paciente se puede incorporar al trabajo más rápido, lo que influye también en la calidad de vida.

Situación en el país

En Honduras son pocos los especialistas en rehabilitación, pese a tener disponible la especialidad sin necesidad de viajar al extranjero.

Solo hay disponibles 44 profesionales, 12 de ellos en San Pedro Sula y 32 en Tegucigalpa.

También hay deficiencia de centros donde realizar los tratamientos. En la Capital Industrial solo existe Teletón y el Hospital de Día del Seguro Social.

“Las discapacidades y necesidad de rehabilitación pueden presentarse por accidentes laborales, de tránsito, domésticos, enfermedades o situaciones congénitas y por la edad”, expresó María Elena Herrera, coordinadora científica de Amlar.