San Pedro Sula, Honduras.

El proceso de vacunación contra la covid-19 ha sido el punto de inflexión para la recuperación de todas las actividades económicas de Honduras, incluyendo la cadena turística, que en los últimos meses ha mostrado una evolución importante.

Según proyecciones de la Cámara Nacional de Turismo de Honduras (Canaturh), la industria que sustenta a más de 274,000 familias a nivel nacional generará 500 millones de dólares (L12,250 millones) al cierre de año.

A septiembre pasado, de acuerdo con el Banco Central de Honduras (BCH), el sector de hoteles y restaurantes reflejó crecimiento interanual de 70.1%, lo que denota una recuperación en esta actividad explicada por el dinamismo en los servicios de comidas y bebidas, que han recuperado paulatinamente sus ingresos efecto de la reapertura de establecimientos y de la consolidación de la modalidad de ventas a domicilio y pedidos para llevar, a través de plataformas en línea y autoservicio.

Los servicios de alojamiento registraron aumento de los ingresos, luego de la caída mostrada el año anterior.

A partir de agosto 2021, esta actividad ha reportado una mejora considerable, favorecida por la afluencia de turistas -tanto nacionales como internacionales en especial los provenientes de El Salvador-, en parte por la aplicación de las medidas de bioseguridad y avance en el proceso de vacunación en los diferentes destinos turísticos del país.

“Sin duda la industria del turismo es una de los mayores generadoras de bienestar para el pueblo hondureño”, refirió Nicole Marrder, directora del Instituto Hondureño de Turismo (IHT).

El municipio insular de José Santos Guardiola es una opción atractiva para turistas.

De acuerdo con el informe de la rendición de cuentas del Gabinete Económico recién presentado, la denominada industria sin chimeneas ha generado 3,800 millones de dólares en divisas en los últimos ocho años. Entre 2014 y 2021, Honduras registró más de siete millones de cruceristas, en su mayoría a Roatán, Islas de la Bahía.

“Hemos visto el crecimiento del turismo en el país y también el proceso de vacunación ha contribuido mucho con la reactivación económica del sector”, dijo Epaminondas Marinakys, presidente de la Canaturh.

El empresario del turismo destacó que el acuerdo firmado entre el Gobierno y la gremial para dar paso a la creación de la Cooperativa Hondureña de Ahorro y Crédito Emprendedores Turísticos Limitada (Coohdetur), la primera dedicada exclusivamente a financiar al sector del turismo, ha sido un gran paso hacia la recuperación.

“Poco a poco vamos encaminándonos hacia la ruta de la reactivación económica . Para nosotros es fundamental, por un lado, recuperar esa gran cantidad de empleos que se perdieron a causa de la pandemia y de los huracanes”, refirió Selvin Barralaga, subdirector del IHT.

El funcionario agregó que, contrario a 2020, durante 2021 sí se han notado las temporadas altas en el sector, siendo las principales Semana Santa, el feriado morazánico, las fiestas agostinas de El Salvador y el Día del Empleado Bancario en Guatemala.

“Le hemos estado apostando al mercado centroamericano. Sin embargo, nuestro principal mercado es el estadounidense, y es así cómo los cruceros están regresando al país y el número de cruceristas está dejando movimientos económicos importantes.

El hondureño también han empezado a hacer turismo interno otra vez”, agregó Barralaga. Entre enero y junio de 2021 ingresaron al país unos 109,252 visitantes residentes de Estados Unidos, cifra que representó el 60.9% del total de visitantes.

Siguientes pasos

Para octubre pasado, más de 50,000 empleados de restaurantes habían completado su esquema de vacunación y pronto tendrán la dosis de refuerzo, dijo Kenneth Rivera, presidente de la Asociación Gastronómica de Honduras y Pequeños Restaurantes.

“La vacunación ha sido un punto de inflexión importantísimo para los restaurantes, porque ha ayudado a que tengamos a nuestro personal protegido, a que los clientes estén más tranquilos y que se reduzcan drásticamente las probabilidades de contagios”, agregó.

Sin embargo, Rivera es del criterio que aún es muy pronto “para cantar victoria”, puesto que los restaurantes, en especial los pequeños, tienen un colchón de 16 días y a causa de la pandemia “nunca pensamos estar tanto tiempo cerrados. Así que ahorita todas las obligaciones regresaron a la normalidad: las rentas, las deudas, pero las ventas todavía no. Aún no estamos fuera del agua, por decirlo así”.

El sector restaurantero es parte fundamental de la integración del turismo hondureño y, aunque comienzan a recuperarse, necesitan más incentivos.

Una de las opciones por las que se decide el sector para su superviviencia es de calificar los L766 millones que destinó el BCH para apoyo a los sectores de vivienda de interés social y restaurantero del país.

Los fondos serán distribuidos a través del fideicomiso BCH-Banhprovi.

Del total asignado, L666 millones serán destinados al financiamiento de viviendas de interés social, especialmente a familias que hayan sido afectadas por el paso de los huracanes en 2020.De igual manera, 100 millones de lempiras serán asignados al apoyo de la actividad en restaurantes, a través del producto financiero estatal Agrocrédito.

La tasa de interés preferencial de ese programa es de 5% anual. “Esta tasa nunca se había dado antes, pero nos dieron un tiempo limitado y montos limitados. Así que estamos viendo cómo aprovechamos antes de que llegue el 31 de diciembre y seguimos viendo qué otras opciones tenemos”, agregó Rivera.

PUNTO DE VISTA
Zurab Pololikashvili, Titular de la Organización Mundial del Turismo (OMT)

“La crisis del sector turismo es histórica”

El sector turístico mundial registrará este año nuevamente pérdidas por dos billones de dólares, producto de las restricciones ligadas a la pandemia del covid-19.

Esta estimación se conoce en momentos en que Europa sufre una nueva ola del covid-19 particularmente virulenta y la detección de una nueva variante, bautizada ómicron, en Sudáfrica, lo que llevó a varios países a suspender vuelos con origen en África austral.

Estos últimos hechos muestran que la situación es totalmente imprevisible y que el sector turístico no está a salvo de riesgos susceptibles de provocar enormes daños económicos.

Según la agencia de Naciones Unidas, las llegadas de turistas internacionales deberían seguir siendo inferiores en 70 a 75% este año con respecto a los niveles prepandemia.

El sector turístico, uno de los más golpeados por la emergencia sanitaria, volverá a registrar este año pérdidas gigantescas, evaluadas en unos dos billones de dólares. Una cifra casi idéntica a la de 2020.

La crisis del sector turístico es histórica, pero el turismo tiene la posibilidad de recuperarse rápidamente. Según el barómetro publicado por la OMT, las llegadas de turistas internacionales efectivamente conocieron un repunte durante la temporada de verano del hemisferio norte, dejando entrever una mejoría tras una primera mitad de año débil, gracias al fuerte avance de la vacunación.

Pero los resultados siguen siendo desiguales en las diferentes regiones del mundo y esta situación heterogénea se debe en diferencias en las restricciones de movilidad, las tasas de vacunación y la confianza del viajero.

Según la OMT, 46 países permanecen totalmente cerrados a los turistas, lo que equivale a un destino de cada cinco, y 55 lo están parcialmente. A la inversa, cuatro países ya levantaron toda restricción: Colombia, Costa Rica, México y República Dominicana.