Comayagua, Honduras.

Con una eucaristía en la catedral Inmaculada Concepción y quema de pólvora, pobladores y autoridades locales comenzaron la celebraron de los 484 años de fundación de la ciudad de Comayagua.

En la mañana se realizaron en la catedral Inmaculada Concepción varias misas oficiadas por el obispo Roberto Camilleri, con la presencia de sacerdotes de la Diócesis de Comayagua, autoridades edilicias, políticas, empresarios y feligreses.

En su homilía, el obispo Roberto Camilleri exhortó a la feligresía a ser misericordiosos con el prójimo para edificar un mundo más justo y fraterno, también “a seguir el ejemplo de María, ícono de la victoria sobre el pecado”.

Luego de las misas, al mediodía hubo quema de pólvora en el atrio de la catedral. “La gente está más motivada de asistir a los actos litúrgicos y eso es bueno porque fortalecemos nuestra fe en la Virgen en el marco del aniversario de la ciudad”, expresó la vecina Lourdes Caridad.

El alcalde Carlos Miranda declaró que “Comayagua siempre fue una ciudad protagonista y después de un letargo ahora ha recuperado esos brillos de ciudad emblemática y estamos complacidos porque el tiempo nos permite un aniversario más y en honor a la Virgen”.

Agenda

La celebración de ayer finalizó con una noche artística y quema de pólvora organizada por la alcaldía. Hoy a partir de las 6:30 am estará la marimba municipal deleitando a las personas con música tradicional en la plaza central. El viernes a las 6:30 pm habrá un concierto de la Escuela Municipal de Música.

8 de diciembre de 1537

Se fundó la antañona ciudad de Comayagua por el capitán español Alonso de Cáceres. Fue capital del país desde 1825 hasta 1880.

Y para el fin de semana se realizará un concierto de Bryan Garrido, y la presentación de la escuela Vie Ballet.

La fiesta no termina, para la próxima semana habrá más conciertos, bailongos con marimba y actos navideños, los cuales finalizarán el 26 de diciembre.

Este año no se instalará el árbol de Navidad en al atrio de la catedral, ni el Paseo Navideño, por la pandemia para así evitar aglomeraciones.