La Ceiba, Honduras.

Con la suspensión de la ley seca los domingos, la empresa privada y prestadores de servicios turísticos del Caribe hondureño han recibido con satisfacción la decisión enfocada a fortalecer la industria sin chimeneas a nivel nacional.

El Congreso Nacional aprobó a mediados de marzo una reforma a la Ley de Policía y Convivencia Ciudadana, para que los establecimientos de ventas de bebidas alcohólicas en zonas turísticas del país puedan estar abiertos los domingos y vender bebidas alcohólicas.

El sector privado hondureño ha manifestado su satisfacción y agradecimiento por promover el turismo, generar desarrollo y fomentar el empleo tal como lo indica el Plan 20/20 del Gobierno al haberse suspendido la ley seca los domingos. “Nos sentimos halagados y aplaudimos esta decisión del Gobierno y estamos seguros que traerá beneficios al turismo nacional y también para los extranjeros, para que haya venta y consumo de bebidas alcohólicas; aunque sabemos que es decisión humana de cada quien consumir bebidas alcohólicas, es también un negocio que se maneja con prudencia”, expresó Obdulio Hernández, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio e Industrias de Honduras (Fedecámara).

“La venta y consumo de bebidas alcohólicas los domingos con debida prudencia es una acción que contribuye a incrementar los ingresos de empresarios del turismo y estos a su vez contribuyen a generar más ingresos por la vía tributaria al Estado”, indicó Hernández.

Confió a que en el futuro se tomen decisiones que vengan a beneficiar todos los sectores y que se pueda trabajar con reglas más claras, más definidas y que vayan en pro del desarrollo del país.

La suspensión de esta prohibición ha despertado nuevas expectativas en los hoteleros y empresarios turísticos de La Ceiba, ciudad que vio afectada su vida nocturna. “El impacto fue negativo, porque la gente no salía. Con esto no es que queramos fomentar el alcoholismo, sino los beneficios que deja a otros rubros, como los taxistas y demás negocios”, expresó Sandra Chávez, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Honduras (Canaturh) en La Ceiba.

Esta prohibición estaba deteriorando más a la Zona Viva, ya que desde hace años los empresarios ubicados en este sector vienen luchando por recuperar su alegre vida nocturna.

“Algunos restaurantes disminuyeron sus ventas, se ven afectados porque la gente no sale”, manifestó Chávez.

Invitó a los empresarios para que sepan medir los grados de alcohol de su clientela y de esa manera evitar problemas a segunda y terceras personas. “Estamos contentos con esa reforma, pues esto ya no va afectar la ya deprimida economía de La Ceiba, porque no es posible que en una ciudad turística le digan que no puede tomar después de las cinco de la tarde, no era lógico”, opinó Abdalá Hilsaka, reconocido empresario hotelero.