San Pedro Sula, Honduras.

La aplicación de las pruebas de confianza para escoger el nuevo personal del Servicio de Administración de Rentas (SAR) se intensifica desde hoy.

Desde la semana pasada, las autoridades de esta institución comenzaron en Tegucigalpa con esta segunda etapa del proceso de selección de empleados; hoy comienzan en San Pedro Sula.

Las evaluaciones las hacen mediante la firma internacional que contrataron.

David Jerezano, asesor del SAR, calculó que estas pruebas se aplican a un promedio de 300 personas diarias, las que se duplicarán por el análisis que comienza en San Pedro Sula.

“Estas son pruebas psicométricas, psicotécnicas y pruebas de valor. Estas se les aplica a las personas que han pasado el primer filtro, que es evaluación curricular”, explicó.

La recepción de hojas de vida terminó ayer y más de 16,600 hondureños están a la espera de ser convocados con tal que cumplan con los requisitos técnicos en sus currículos.

Selección final

El SAR contratará solo a 800 personas de diferentes profesiones; quienes obtengan los mejores resultados en las pruebas de confianza serán seleccionados.

Jerezano dijo que primero se escogerá a un grupo de 450 personas que serán destinados para el área de auditoría, grandes contribuyentes y atención general. El resto corresponderá a personal administrativo.

“Toda el área de la operatividad de la administración tributaria es prioridad, por eso los escogeremos inicialmente”, apuntó.

Cabe mecionar que antes de iniciar operaciones este nuevo personal se someterá a capacitación.

Esto se espera que será en octubre y la inducción dura unas cinco semanas.

La capacitación se basará en la estructura de trabajo del SAR, la metodología de trabajo, marco legal, entre otros aspectos.

“La capacitación combina la parte congnitiva en la que adquieren nuevos conocimientos y la parte práctica en atención al contribuyentes”, detalló. Calculó que el SAR estará completamente funcional a finales de noviembre. El SAR es el órgano que pasa a realizar las funciones de la desaparecida Dirección Ejecutiva de Ingresos, la cual fue cerrada en marzo de este año. La determinación se justificó por la visión de tener una institución moderna y eficiente.