Tegucigalpa, Honduras.

José Manuel Matheu, titular de la Secretaría de Salud (Sesal), indicó que, como entidad, evalúan la opción de reubicar los hospitales modulares que Honduras adquirió en 2020 en el marco del combate contra la pandemia del covid-19.

Los siete hospitales, adquiridos de forma fraudulenta, funcionan a medias en algunas regiones del país, en las principales ciudades, pero lejos de la expectativa con la que se compraron en Turquía a través de Invest-H, cuyo director en esa época, Marco Bográn, fue condenado a prisión por fraude durante la última semana.

José Manuel Matheu, titular de la Secretaría de Salud.

“En unas pequeñas aldeas pueden funcionar, no por el valor que les dieron, pero pueden funcionar. Ya hemos hablado con alcaldes, se van a distribuir técnicamente dónde más los ocupen”, explicó José Manuel Matheu, al ser consultado sobre la operatividad de los hospitales modulares, que representan uno de los casos de corrupción más significativos de la última década en el país.

47 MILLONES DE DÓLARES

Fue el costo que pagó Honduras a una empresa en Turquía para adquirir los siete hospitales.

Matheu subrayó que envió una nota de petición al Ministerio Público para que este evalúe si es viable trasladar los equipos adquiridos por un monto de 47 millones de dólares.

“Si él (fiscal Óscar Chinchilla) nos autoriza que los movilicemos, entonces vamos a movilizar algunos de los contenedores a determinadas comunidades en Gracias a Dios (La Mosquitia)”, dijo Matheu.

El departamento de Gracias a Dios es el más remoto e inhóspito del país, matizado por la espesura de su selva casi virgen. Tiene una extensión territorial de 16,997 kilómetros cuadrados y sus aldeas y municipios han sufrido el abandono estatal desde su creación.

FRAUDE HISTÓRICO

Los siete hospitales modulares venían destinados para Tegucigalpa, San Pedro Sula, La Ceiba, Santa Rosa de Copán, Choluteca, Danlí y Juticalpa.

Actualmente solo funcionan para atender a pacientes con coronavirus el de San Pedro Sula, aledaño al hospital Mario Rivas, que es administrado por las autoridades de ese centro asistencial, y el contiguo al hospital de Occidente en Santa Rosa de Copán.

CONDENADO

Marco Bográn podría pasar entre 8 y 12 años en prisión por fraude relacionado a la compra de los hospitales móviles.

En octubre de 2020, tres meses después del arribo de los hospitales, comenzó a funcionar el primero, instalado en San Pedro Sula.

Este inmueble tiene 62 camas, de las cuales solo cinco han estado ocupadas en las últimas cuatro semanas debido al descenso de contagios.

Ledy Brizzio, directora del Rivas, dijo que “desde octubre ha disminuido el número de infectados ingresados al módulo.

Hemos llegado a lo mínimo que son cinco pacientes”, expresó la doctora. La otra área modular para pacientes con covid-19 que funciona es la del hospital de Occidente en San Rosa de Copán.

Entró en operaciones el 22 de junio, tras varias sugerencias e inspecciones de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (Atic). En los hospitales del valle de Sula las muertes a causa del covid-19 han disminuido en el último mes.

Juan Carlos Cardona, director del hospital de Occidente, señaló que el hospital móvil de esta zona cuenta con 51 camas, 20 en la unidad de cuidados intensivos y 26 en cuidados intermedios. “Decimos que son 51 camas porque teníamos un triaje”, detalló.

“Desde el 22 de junio, el hospital ha funcionado solo para pacientes con covid, creo que con buenos resultados. Teníamos un área aislada en el hospital de Occidente, adonde estaban los contagiados; pero con la logística del hospital móvil mejoramos porque contamos con rayos X, más ventiladores mecánicos y otras cosas que mejoraron el tratamiento a los pacientes”, explicó Cardona. El médico añadió que hasta el momento ningún empleado del área covid se ha contagiado dentro de las instalaciones.

“Nos aseguramos de que haya entre seis y ocho recambios de aire por hora y todo eso pasa a un filtro que garantiza la pureza del aire que circula”, indicó el funcionario. Desde que entró en funcionamiento y hasta la fecha han sido atendidos en ese centro más de 1,400 pacientes con el virus.

“Pasamos de no tener cupo para hospitalizar a enfermos por covid, hasta tener progresivamente 40, 35, 30 e incluso solo cuatro en la etapa preelectoral”, dijo.