29/11/2022
08:07 AM

Más noticias

Reparar 64 puntos críticos en el valle es la prioridad

Ríos desbordados, miles de damnificados, viviendas inundadas y calles inundadas son el escenario que están dejando las lluvias de la temporada en el valle de Sula.

San Pedro Sula, Honduras.

Bordos, canales de aguas lluvias y pasos en puentes son algunos de los puntos que comenzarán a ser intervenidos de manera inmediata por el Gobierno en el valle de Sula para dar respuesta a miles de pobladores que nuevamente son afectados por las lluvias.

Las tormentas de la temporada ya dejan más de 5,000 personas evacuadas y damnificadas en San Pedro Sula, El Progreso, La Lima, Choloma, Villanueva y San Manuel, por lo que las autoridades buscan mitigar los riesgos que representan para el resto de la población las precipitaciones que se esperan para los próximos días con la tormenta tropical Ian.

El fin de semana, una comitiva encabezada por Ramón Soto Bonilla, ministro de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), y titulares de otras instituciones del Estado hicieron un recorrido aéreo sobre las comunidades afectadas en La Lima y El Progreso a fin de identificar los sitios donde se requieren los trabajos más urgentes. Soto Bonilla detalló que tras la inspección identificaron 64 puntos críticos en el valle de Sula, pero se priorizarán aquellos que más lo necesiten.

Cuerpos de socorro han realizado labores de rescate en los puntos de difícil acceso, donde varias personas han quedado atrapadas.

“Conformamos el gabinete sectorial de infraestructura, que tendrá la tarea de rehabilitar los pasos y de proteger la mayor parte de personas y bienes. La reconstrucción viene después, ahorita lo importante es llevar la ayuda humanitaria para que a las personas no les haga falta por lo menos lo básico”, dijo Soto Bonilla.

Labores de rescate

Sergio Guerrero, subteniente del Cuerpo de Bomberos de El Progreso, explicó que aunque los niveles del río Ulúa descendieron considerablemente durante el sábado por la mañana, debido al pico de la crecida registrado por la madrugada de ese mismo día, provocó la filtración de agua en el bordo del sector Buena Vista, lo que ocasionó que más de 10 campos de la zona quedaran bajo el agua.

PARA SABER

1__Más de 400 familias permanecen en los bulevares debido a que no desean asistir a albergues. Por su cuenta construyeron champas a base de palos y carpas.

2__Las crecidas de los ríos Ulúa y Chamelecón suman 700 familias perjudicadas, de las que 175 están en albergues, informaron autoridades.

3__En SPS son al menos 800 personas que están en cuatro centros de refugio. Afectados son de la Rivera Hernández y Céleo Gonzales.

“Esta es la parte norte del municipio, pero en el sector sur hemos tenido otras emergencias, donde al menos ocho comunidades también están afectadas por las inundaciones”, manifestó el subteniente.

Indicó que hasta el sábado por la tarde más de 500 familias de El Progreso habían sido evacuadas para ser trasladadas a los albergues y otros decidieron alojarse en casas de familiares o amigos. Cristian Reyes, residente de campo Las Flores, relató que junto con más de 60 personas quedaron rodeados por el agua la madrugada del sábado luego de que se rompiera el bordo de Buena Vista, y hasta en horas de la mañana fueron rescatados por miembros del Cuerpo de Bomberos y Cruz Roja.

“Totalmente acorralados porque teníamos la ruptura del bordo de la colonia Duarte y la del campo Buena Vista. Nos subimos a la parte más alta de los bordos para ponernos a salvo”, recordó el joven.

Ayuda humanitaria

Carol Rivera, jefa de Recursos Humanos de la municipalidad de La Lima, refirió que solo habían habilitado el Gimnasio Municipal como albergue, sin embargo, están destinados unos cinco más en esa ciudad y también se hacen gestiones con la municipalidad de San Pedro Sula para coordinar el traslado de evacuados en caso de que los refugios no sean suficientes.

En el lugar permanecen más de 150 familias, es decir, unas 700 personas, que requieren de alimentación, agua, leche, ropa, colchonetas, pañales, entre otros víveres.

Ríos desbordados, miles de damnificados, viviendas inundadas y calles inundadas son el escenario que están dejando las lluvias de la temporada en el valle de Sula.

Rivera señaló que como alcaldía están realizando todo el esfuerzo para poder suministrar algunas cosas a los albergados, pero también hizo un llamado a la ciudadanía para que se sume a las labores de apoyo.

Emergencia alimentaria

Choloma es otro de los municipios que ha sido severamente perjudicado por las lluvias. Los damnificados en la ciudad superan los 1,000 pobladores, los que proceden principalmente de las partes bajas, donde además casi el 100% de los cultivos fueron arrasados por el agua.

Karla Escoto, fiscal del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de Choloma, puntualizó que junto con la Escuela Agrícola de la ciudad se hará un estudio para determinar el grado de afectación económica por la pérdida de cultivos.

“Se está analizando declarar emergencia alimentaria porque todo ese sector de los bajos es zona productiva y toda esa gente perdió sus cosechas. Aunque no se han inundado tanto las viviendas, sí hay grandes pérdidas en las zonas productoras”, lamentó Escoto.

Dijo que algunos productores han optado por vender su ganado a un precio muy inferior al que es, pues para Eta y Iota vacas, cerdos, caballos y gallinas quedaron bajo el agua, lo que genero un declive económico grande para los propietarios de estos animales.

El fin de semana, una comitiva encabezada por el ministro de Copeco y otros funcionarios recorrió la zona para evaluar daños e instalar el gabinete de infraestructura.

La fiscal del COE resaltó que entre las iniciativas que tiene la municipalidad de Choloma está brindar ayuda psicológica a los evacuados por las secuelas emocionales que la situación actual les pueda ocasionar. “Son personas que se vienen recuperando de una catástrofe, están nerviosas”, agregó Escoto.