Más noticias

Reformas son un retroceso en la lucha contra criminalidad

El Ministerio Público rechazó las enmiendas hechas por el Congreso al Código Penal porque desnaturalizan el sistema acusatorio.

Tegucigalpa. La Fiscalía de la república salió al paso y cuestionó las reformas hechas al polémico Código Penal.

La enmienda al delito de lavado de activos, según el MP, “representa un retroceso en el combate a la criminalidad organizada” en figuras como el tráfico de drogas, corrupción y blanqueo de capitales.

En las reformas, el Congreso Nacional adoptó un sistema “numerus clausus”, es decir que hizo un listado en la determinación de los delitos precedentes al lavado de activos, que limitará el ejercicio de la acción penal pública.

Bajo este precepto, la Fiscalía deberá acreditar que los bienes objeto del lavado provienen expresamente de algunos de los delitos señalados en esa lista, aunque la persona investigada no logre justificar el origen lícito de los mismos.

Claves

El secretario del Congreso Nacional, Tomás Zambrano, aclaró que es falso que las reformas vuelven a incluir responsabilidad penal para los directores de medios de comunicación.

Según el MP, el delito de lavado de activos necesita de herramientas ágiles para combatirlo y requiere un tratamiento especializado al que se sigue para la investigación de otros delitos.

“Es de nuestra preocupación las barreras que suponen las referidas reformas al desnaturalizar el proceso acusatorio, ya que a nuestro juicio supone volver al procedimiento inquisitivo al otorgarle al juzgador facultades de investigador”, advirtió la Fiscalía.

Es decir, que para la práctica de diligencias investigativas por el delito de lavado de activos “será necesario contar con la autorización judicial para que las instituciones financieras puedan brindar información a los fiscales sobre la persona investigada”.

De entrar en vigor las reformas, la Fiscalía presentará los recursos ante la Corte Suprema de Justicia.

Los diputados de la bancada del Partido Nacional se han llamado al silencio respecto a los verdaderos alcances de las reformas a normativas vigentes aprobadas durante la inusitada sesión virtual realizada el pasado jueves en pleno feriado morazánico.

Se consultó a varios de los legisladores qué motivó estas enmiendas, pero no contestaron las llamadas ni los mensajes.