Tegucigalpa, Honduras.

Los sobres que contienen información sobre testigos en el caso incoado contra Kevin Solórzano fueron ubicados después de estar extraviados desde el 14 de junio, cuando el Poder Judicial informó que los documentos estaban intentando ser recuperados.

De acuerdo con las palabras de Vanessa Villars, portavoz del Poder Judicial, el juicio oral y público dará inicio a las 9:30 am. “Se espera que ya se desarrolle de manera normal este proceso judicial”, dijo la vocera.

A su vez, dio a conocer que el motivo de la reprogramación es la ausencia de “cuatro testigos protegidos” que son solicitados por la defensa de Kevin Solórzano.

A las puertas de celebrarse el segundo juicio de Kevin Solórzano, los tres sobres sellados, considerados “claves” en la causa, por tratarse de los relatos de testigos protegidos, no fueron reportados en la audiencia de la última semana.

La Fiscalía acusó a Solórzano de ser el autor material del crimen del fiscal Edwin Eguigure y de atentar contra la vida de su esposa María Auxiliadora Sierra en noviembre de 2014, en El Chimbo, Santa Lucía, y lo condenó a 33 años, pero la Sala Penal ordenó la repetición del juicio.

LIBRE

Desde mayo de 2021, Solórzano fue liberado tras dictarse la repetición del juicio.

De acuerdo con las indagaciones, estos sobres sellados contienen la dirección y datos generales de tres testigos, contienen la información de un testigo que presenció el crimen contra el exfiscal y que descarta que Solórzano haya participado.

Además, la información de dos testigos que fueron pasajeros de un bus y que observaron a los dos sujetos que ejecutaron el crimen y que brindan características físicas distintas a las del acusado.

El abogado de Solórzano, Jaír López, declaró que “no podemos explicarnos las razones del extravío porque esa es una información que en el juicio anterior fue provista y los testigos fueron citados para la entrevista previa con nosotros”.

El caso judicial contra Solórzano desencadenó años atrás una serie de manifestaciones a su favor.

“Fuimos enfáticos en que para iniciar este juicio con las debidas garantías debía contarse con esos datos para ser citados esos testigos, de lo contrario establecimos que no se iba a hacer la garantía de la Convención Interamericana de Derechos Humanos de obtener la comparecencia de los testigos que esclarezcan el hecho”, afirmó.