San Pedro Sula, Honduras.

El pronóstico del clima para la otra semana aún es incierto, pero los sampedranos deben prepararse para un fin de semana lluvioso.

La Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) informó que hoy habrá cielos nublados y leves chubascos. No obstante, mañana y el domingo caerán lluvias más intensas con poca actividad eléctrica.

Rony Rodríguez, subcomisionado noroccidental de Copeco, explicó que la lluvia alcanzará solo 10 milímetros de agua, pero que en San Pedro Sula puede causar daños porque los sistemas están colapsados.

Detalló que los niveles de los ríos Ulúa y Chamelecón están bajos. “Hoy termina la alerta amarilla y quedará en verde por el nivel que han bajado los ríos”.

Rodríguez indicó que en San Pedro Sula el problema es que las lluvias torrenciales que bajan de El Merendón, que ahora son más fuertes por la disminución de la vegetación, causan que los ríos Bermejo, Blanco y río de Piedras tengan crecidas súbitas y que los vados se conviertan en un peligro para los transeúntes y los pobladores que residen en los bordos de los ríos. “Esas personas ni siquiera viven en los bordos, viven en las zonas de alivio”.

En la capital industrial hay 16 bordos donde residen más de 14 mil familias en extrema pobreza, según la Comisión de Acción Social Menonita. “Hay personas que viven en esos bordos, que tienen hasta diez cuartos hechos allí que los alquilan a mil lempiras”. indicó Rodríguez.

Nelson García Lobo, director de la Comisión de Acción Social Menonita, es enfático en la necesidad de que el Gobierno reubique a las familias que habitan en las cercanías de los ríos por el peligro que esto representa para sus vidas. Un estudio de la Comisión de Acción Social Menonita arrojó que cada dos años aumenta un 35% el número de familias que viven en los bordos. Hasta la fecha han sido reasentadas 164 familias de los bordos Esquipulas II, Bográn y Las Vegas por los trabajos que se realizan con fondos de la Cuenta del Milenio.