14/04/2024
02:01 PM

Préstamo de $400 millones con el BID se activará por emergencia natural

  • 09 noviembre 2022 /

Representante del Banco explicó que el financiamiento cubre $300 millones por desastres naturales y $100 millones por salud.

Tegucigalpa. El préstamo por 400 millones de dólares (unos L9,870 millones) con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que fue aprobado en el Congreso Nacional ante futuros desastre naturales causó polémica en algunos sectores del país.

María José Jarquín, representante del BID en Honduras, explicó a LA PRENSA en qué consiste el financiamiento y en qué momento el Gobierno podrá hacer uso de ese dinero.

La representante detalló que el financiamiento es bajo la Facilidad de Crédito Contingente para Emergencias por Desastres Naturales y de Salud Pública (CCF, por sus siglas en inglés), y le permite a Honduras el rápido acceso a recursos financieros para dar respuesta inmediata a la atención de la población afectada por desastres naturales y eventos de salud pública.

La cobertura del financiamiento es por hasta $300 millones en caso de terremotos, huracanes e inundaciones asociadas a ciclones tropicales, y $100 millones para futuros brotes de pandemia o epidemia, excluyendo el actual brote de la pandemia del covid-19.

“Debe aclararse que el préstamo opera como una línea de crédito contingente, eso significa que contar con la cobertura no incrementa el endeudamiento del país y el país no incurre en costo alguno”, indicó.

La vocera del BID en el país agregó que en caso de que se desembolsen recursos por un evento declarado como elegible por el Banco, el endeudamiento aumentaría únicamente por el monto desembolsado, lo que significa que no necesariamente el país se endeuda por los montos totales cubiertos.

“Los préstamos financiados se utilizan exclusivamente para cubrir gastos públicos extraordinarios incurridos durante la fase de emergencia. Los préstamos se orientan a cubrir gastos para desplegar asistencia humanitaria y restablecer servicios básicos a la población”.

De presentarse una catástrofe natural o de salud pública, los fondos serán desembolsados a la Secretaría de Finanzas, que será el organismo ejecutor y bajo su coordinación el uso del dinero será llevado a cabo por las entidades implementadoras, apuntó la representante del Banco.