San Pedro Sula, Honduras.

El tormento de vivir rodeados de ratas no solo es un problema de los hogares, comercios y mercados, la plaga también se extiende a los hospitales y centros de salud de la ciudad.

“Da miedo en las noches escuchar a las ratas corriendo en el cielo falso, parece que le van caer encima a uno”, expresó Lucía López, paciente del hospital Mario Rivas.

La misma situación se vive en el Instituto Hondureño de Seguridad Social, donde los pacientes aseguran que en la sala de Maternidad es donde hay más presencia de roedores.

Merlín Fernández, presidente de la junta administradora del Rivas, dijo que han implementado varias acciones para erradicarlas.

“Precisamente para evitar ese tipo de problemas es que le pedimos a las personas que no dejen residuos de alimentos en el hospital porque eso es una invitación para los roedores, constantemente la empresa encargada de la limpieza pone cebos para estos animales pero aún así es difícil controlarlos”.

Empleados del centro asistencial aseguran que es impresionante el tamaño que tienen estas ratas y que cada día es más común verlas a todas horas del día principalmente en los basureos externos del hospital.