Tegucigalpa.

Las tormentas tropicales Eta y Iota mantienen abiertas sus secuelas en la zona norte del país, principalmente.

El reporte oficial de la Comisión Permanente de Contingencias ( Copeco) revela que 92,962 personas aún están en los albergues habilitados, de ellos más de 17,000 están en San Pedro Sula.

Además, el recuento oficial revela que al rededor de 45 puentes fueron destruidos y 55 dañados. A eso se le suman más de 200 tramos carreteros que resultaron afectados.
Las autoridades gubernamentales estiman que se necesitan de unos 12,000 millones de lempiras para reconstruir toda esa infraestructura.

El ministro de Infraestructura y Servicios Públicos, Roberto Pineda, aseveró que ya se habilitaron 123 pasos viales en Yoro, La Paz, Comayagua, Olancho, El Paraíso, Cortés y Copán.

Las autoridades de los municipios más afectados por los embates de la naturaleza pidieron a la ciudadanía un poco de paciencia.

“Yo entiendo la frustración que tienen todos, sabemos que perdimos los menajes de las casas y las propiedades, vamos a ir a todas las comunidades”, declaró el alcalde de La Lima, Santiago Motiño. La Lima resultó afectada en un 80% en su infraestructura. Además, tres semanas después de la embestida de Iota, muchas comunidades siguen anegadas.