02/03/2024
11:58 AM

El papa Francisco llega hoy a Chile en una desafiante gira por Sudamérica

  • 14 enero 2018 /

Santiago, Chile

Tras una serie de atentados contra varias iglesias católicas en protesta por los escándalos de pedofilia, el papa Francisco llega hoy a Chile para abogar por los indígenas, visitar el corazón de la Amazonia y reanimar a una iglesia devastada por los abusos a menores.

Reprobado
Chile es el país que peor evalúa al papa en América Latina, con apenas un 5.3% en una escala de 10, que alcanza el 6.8 en la región.

En medio de las crecientes tensiones por la seguridad de Francisco, el ministro chileno del Interior, Mario Fernández, salió al paso afirmando que el papa “no debiera correr peligro” en su visita al país, pese a los ataques perpetrados con bombas incendiarias el fin de semana contra seis iglesias católicas de Santiago.

“Papa Francisco, las próximas bombas serán en tu sotana”, decía un panfleto encontrado junto a uno de los templos atacados, en el municipio de Estación Central. En Concepción, a 515 kilómetros al sur de Santiago, desconocidos apedrearon y lanzaron pintura contra la sede de la Dirección del Trabajo, donde también desplegaron un lienzo alusivo a la causa mapuche y de rechazo a la visita del papa.

Fernández remarcó que existe “una coordinación permanente de los órganos de seguridad e inteligencia del Estado”, que tras los atentados “se seguirá potenciando”, tanto en la capital como en las ciudades de Temuco (sur) e Iquique (norte), en las que el papa encabezará misas masivas.

En tanto, el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, admitió que la visita papal se realiza en un “momento de crisis” para la Iglesia chilena, pero que también es una oportunidad para su revitalización.

Millonario costo
El impacto económico de la visita del papa a Chile tiene un costo de 18 millones de dólares, lo que ha provocado reproches en algunos sectores políticos y sociales, que recuerdan que el país austral es un Estado laico.

Agenda

Chile se encuentra en plena transición política después de la victoria en las elecciones presidenciales del multimillonario conservador Sebastián Piñera, quien asumirá el cargo en marzo.

A su llegada a Santiago el mediodía de este lunes, el papa será recibido por la presidenta saliente, Michelle Bachelet, una laica que promovió el matrimonio homosexual y la despenalización del aborto, medidas muy criticadas por la Iglesia.

Tras una breve reunión con Bachelet, Bergoglio realizará un breve recorrido en el papamóvil hasta la nunciatura, donde descansará esta noche para encabezar mañana actividades en la capital chilena. El miércoles se dirigirá a la sureña región de La Araucanía, una de las más pobres del país y escenario del llamado conflicto mapuche. Luego, el papa viajará a Iquique, antes de partir hacia Perú, donde se reunirá con dos víctimas de la dictadura militar de Augusto Pinochet, en la década del 70, un gesto simbólico para recordar los años más negros de la historia de ese país.

Después almorzará con ocho miembros de la comunidad mapuche y tras una colorida misa con músicas indígenas en el selvático Perú, el papa abrirá simbólicamente el sínodo especial de obispos dedicado a la defensa de la Amazonia y sus poblaciones, programado para octubre del 2019 en Roma.