30/09/2022
12:58 PM

Más noticias

“No hemos parado, trabajamos para hallarla viva o muerta”

La Policía está a la espera de los resultados del peritaje hecho al chaleco salvavidas y al cordón encontrados en aguas de Belice.

Roatán, Honduras.

La Dirección Policial de Investigación (DPI), dependencia de la Secretaría de Seguridad que tiene la misión de ubicar a Angie Samantha Peña (22), sigue sosteniendo que la hipótesis más fuerte en este caso es la de tipo accidental.

La joven turista lleva 13 días desaparecida en la isla de Roatán, lugar al que viajó con una hermana para pasar las vacaciones de fin de año.

“Seguimos realizando múltiples acciones a nivel nacional y una de estas es sobre el caso de Angie Peña, desde el punto de vista operativo y administrativo. Su expediente lleva ya varios elementos con orientación fiscal y se están reduciendo algunos indicios”, comentó este mediodía Cistian Nolasco, portavoz de la DPI.

Especificó que tanto el chaleco salvavidas como el cordón encontrados sobre las aguas de Belice hace unos días, fueron enviados a un almacén de evidencias de la Fiscalía en San Pedro Sula, donde se trabaja en su análisis para determinar si fue parte de lo usado por la joven turista el día de su desaparecimiento.

“Estamos trabajando este caso con urgencia y hacemos todo lo posible por darle una respuesta a la población y sobre todo a la familia. También están apoyando Marina Mercante, Fuerza Naval y las otras instituciones del Estado”, prosiguió.

Nolasco recordó que hay una notificación amarilla en 195 países, la cual se gestionó a través de la Interpol, en caso de que Angie Peña pueda ser ubicada.

“De momento las diligencias no nos orientan a que este caso se trate de un rapto o secuestro, puesto que nadie se ha comunicado con los familiares, por lo que eso queda descartado por ahora. Por otro lado, no condenamos a los familiares porque en algún momento han cuestionado públicamente lo que hemos dicho como Policía, lo que sí deben saber es que seguimos trabajando y enlazando comunicación para encontrarla viva o muerta”, precisó.

Relacionada: AUDIO: “Pidió rentar dos motos por 30 minutos...”, dice empleado de empresa que miró por última vez a Angie

Más temprano, Wálter Peña, padre de Angie, mencionó a LA PRENSA que este jueves se reanudó la búsqueda marítima por parte de las autoridades de la Fuerza Naval de Honduras y de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) en la isla de Roatán.

“Me estaré reuniendo hoy con las autoridades locales para sumarme a la búsqueda en el mar, al tiempo que estoy presionando para que envíen expertos hacia los manglares”, indicó en horas de la mañana.

El informe final sobre el chaleco salvavidas y el cordón podría mantener o cambiar el rumbo de las investigaciones en torno al caso.

Ayer, cuatro embarcaciones de pequeño calado realizaron una operación de búsqueda en la zona de los manglares de Roatán, pero no hubo resultados positivos. “Se buscó, pero las personas que fueron no son expertas en este tipo de casos, necesitamos que nos apoyen especialistas”, pidió Peña.

También se refirió a la dificultad con la que cuentan para adquirir una embarcación de más de 40 pies para explorar sobre mar abierto durante dos o tres días, pues apuntó que únicamente cuentan con el combustible aprobado por la estatal Copeco.

De igual forma lamentó la “apatía” de las autoridades policiales para buscar en tierra a su hija, al tiempo que sostuvo que esperará los resultados del análisis científico que se espera sobre el chaleco salvavidas y cordón encontrados sobre las aguas del vecino país de Belice.

“Creo que la Policía está esperando que exista un delito para actuar, no puede ser, como padre estoy angustiado y seguiré insistiendo”, subrayó.

Esta búsqueda, sin precedentes en el país, ha sido infructuosa a más de una semana de su desaparecimiento. Los trabajos de localización se han centralizado en las aguas, realizando patrullajes a través de embarcaciones de distinto calado, así como sobrevuelos mediante helicópteros y aeronaves de la Fuerza Aérea Hondureña en Roatán Utila, Guanaja, La Ceiba y Puerto Cortés.

A la búsqueda también se unieron varios buzos, quienes se sumergieron a lo más profundo con el fin de ubicar rastros de la joven turista. Asimismo, ingresó al océano un submarino privado que descendió hasta 1,000 pies, pero no se halló nada.

La familia Peña Melgares ofreció 250,000 lempiras como recompensa para quien dé información fidedigna de su ubicación, ya que al no ser localizada por ningún lado del mar suponen podría tratarse de un rapto, lo que le daría un nuevo giro al curso de las investigaciones.

Según las autoridades hondureñas, Peña salió el sábado 1 de enero por la tarde con una hermana y un guía desde West Bay. Poco tiempo después las hermanas decidieron que el guía les dejara solas y, según las investigaciones, Angie Samantha regresó a dejarlo al punto de partida, y después, con malas condiciones del tiempo, no se volvió a saber nada.