04/08/2022
02:06 PM

Más noticias

MP pide una misión anticorrupción libre de injerencias

El Ministerio Público comunicó que darán todo el respaldo para que se consoliden los objetivos de la nueva misión internacional.

Tegucigalpa, Honduras.

En el marco de la futura instalación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Honduras (Cicih), el Ministerio Público expresó que Honduras ha sufrido durante décadas el flagelo de la corrupción y la impunidad, afectando el desarrollo económico y social, así como la vigencia del Estado de Derecho.

En ente acusador del Estado recordó que la corrupción no solo violenta la normativa vigente, sino que además ataca el sistema de valores de la sociedad, con devastadores efectos que van desde sustraer los recursos públicos que deben ser orientados a la salud, educación, vivienda, infraestructura, hasta la desestimulación del trabajo honesto, desmoralización de la sociedad y generación de una especie de subcultura del enriquecimiento fácil.

Apuntó también que en el pasado reciente Honduras acudió al mecanismo de una misión internacional llamada Maccih, bajo el auspicio de la Organización de Estados Americanos (OEA). “Durante el desarrollo de sus funciones en el país, la Maccih encontró siempre en la Fiscalía General total apoyo en cada una de sus actividades”, subrayó el Ministerio Público.

En la actualidad se debate en el país la necesidad de la instalación de una nueva misión internacional que venga a apoyar a las instituciones nacionales en el combate a la impunidad y la corrupción, ante lo cual la Fiscalía General de la República dijo dar su completo apoyo para que se lleve a cabo.

La Fiscalía general indicó que “la instalación de una misión internacional debe hacerse garantizándole total independencia en su diseño, conformación, instalación y funcionamiento, libre de cualquier tipo de injerencia indebida”.

Demandó que la nueva misión sea un proyecto sostenible en el tiempo, al establecerse por un período no breve, de esta manera evitando la experiencia del pasado en la cual no se renovó el mandato de la anterior misión al término de los cuatro años inicialmente fijados.

“La lucha contra la corrupción requiere que los Estados, la sociedad y la comunidad internacional nos organicemos para hacerle frente a ese enemigo común y para ello se requiere que nuestras acciones respondan a unos propósitos y a una estrategia integral, coordinada y coherente. Estamos seguros que con el concurso de todos podremos construir las condiciones para un pleno desarrollo que permita empleo y reducción de la pobreza, haciendo de Honduras un país donde todos puedan procurarse para sí y los suyos trabajo, educación, salud y bienestar, todo ello en paz y armonía”, concluyó el organismo.

La misión de evaluación técnica enviada por la Organización de Naciones Unidas para conocer los detalles de una solicitud de Honduras para la creación de una comisión contra la corrupción e impunidad en el país, comenzó el pasado lunes su labor en Tegucigalpa, donde permanecerá durante una semana.

Los miembros de la delegación, que llegaron el domingo a la capital hondureña, se reunieron el lunes con integrantes de la Coalición Anticorrupción, quienes expresaron “las bases mínimas” de la Comisión Internacional contra la Corrupción y la Impunidad que desean que se instale en el país.

El equipo de la misión técnica, que no dará declaraciones de prensa, lo integrarán funcionarios del Departamento de Asuntos Políticos y Consolidación de la Paz, la Oficina de Asuntos Jurídicos, la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, la Oficina contra la Droga y el Delito y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, según la Oficina de la ONU en Tegucigalpa.

La misión técnica de la ONU sostendrá reuniones con actores de Gobierno, instituciones y diversos sectores de la sociedad del país centroamericano.

Durante la administración de Juan Orlando Hernández (2014-2022), quien el 21 de abril fue extraditado a Estados Unidos, donde enfrentará tres cargos que le imputan por narcotráfico y uso de armas, se instaló la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih), que dependía de la Organización de Estados Americanos (OEA).