18/05/2022
09:25 AM

Más noticias

Médicos señalan que es urgente aplicar dosis de refuerzo a menores de 12 a 17 años

Los profesionales de la medicina señalan que los centros de educación públicos y privados deben exigir a los padres de familia dos vacunas antes de retornar a clases presenciales.

Tegucigalpa, Honduras.

Médicos señalan que es urgente aplicar el refuerzo a menores de 12 a 17 años para el retorno seguro a clases en Honduras.

La doctora capitalina Karla Vásquez, dijo este miércoles a medios de comunicación que es una irresponsabilidad pedir a los docentes que se presenten a las aulas, sin que los alumnos hayan sido debidamente vacunados.

“Marlon Brevé, quien se postula para el cargo de ministro de Educación en el gobierno de Xiomara Castro, dijo que la pandemia no debe retrasar el inicio de clases; sin embargo, seria una irresponsabilidad por parte del gobierno exigir a los maestros que se presenten a las aulas de clases, sin que los niños hayan sido debidamente vacunados, sobre todo porque la variante más dominante en este momento es ómicron. Por ejemplo, Estados Unidos (EEUU) cierra con un millón 92 mil casos en un solo día por esta nueva variante”, dijo Velásquez.

Además lea: Matrícula escolar comienza el 1 de febrero en Honduras

La galena detalló que se debe tener presente que es complicado hacer que los menores de 12 años sigan las medidas de bioseguridad, “sí se pueden establecer protocolos, pero difícilmente serán cumplidos por los niños”.

También recalcó es que de vital importancia que exigir a los padres de familia que cuenten con sus dos dosis de vacuna al momento de comenzar las clases.

Para el exsecretario de Educación, Marlon Brevé, hasta 20 años en materia educativa habría perdido el país en el último par de años debido a causa del coronavirus.

Detalló que hay expertos que señalan que cada año de aprendizaje interrumpido habría un retraso de 10, debido a que cada país sube su escala de escolaridad un grado cada 10 años.

Por ello, el objetivo de la nueva administración deberá ser recuperar la matrícula, fijando una meta de 2.5 millones de niños y niñas para este año.

“Una vez que logremos la matrícula, hay que hacerle un diagnóstico a niños y jóvenes de las pérdidas de conocimiento que han sufrido en dos años”, dijo.