15/04/2024
12:04 PM

Más hombres denuncian que son víctimas de violencia doméstica

San Pedro Sula, Honduras.

La pena queda a un lado y los hombres se atreven a denunciar que son víctimas de violencia doméstica.

Al Juzgado Especial contra la Violencia Doméstica acuden mensualmente un promedio de 25 hombres a interponer denuncias porque sus compañeras de hogar los han agredido tanto verbal como físicamente.

Aunque las mujeres son las que más acuden al juzgado a manifestar el maltrato del que son objeto por parte de su pareja sentimental, el 2.5% de los denunciantes son hombres.

Estadísticas

Del 2 de enero al 20 de octubre del presente año han ingresado 2,549 denuncias por violencia doméstica al juzgado y van hasta la misma fecha 784 sentencias.

El año pasado acudieron 2,930 personas agredidas por sus parejas y se lograron 710 sentencias, según las estadísticas que maneja el juzgado.

LEA: Hombres rompen silencio y denuncian violencia doméstica

Yaneth Lobo, secretaria del Juzgado contra la Violencia Doméstica, informó que hay personas que llegan, denuncian la agresión ya sea verbal, física, patrimonial o económica y sexual; pero un gran porcentaje no sigue el proceso.

Elvis Guzmán, portavoz del Ministerio Público en la zona norte, informó que la violencia doméstica es el delito que ocupa el primer lugar en cuanto a incidencia.

Guzmán indicó que la violencia doméstica no solo se da en los hogares de escasos recursos económicos, sino que en todos los estratos sociales, y a diario se reciben denuncias en la Fiscalía.

ADEMÁS: Hombre en Santa Bárbara acusa de ser golpeado por su esposa

Proceso penal

Yaneth Lobo explicó que el proceso desde que se denuncia el hecho hasta que se señala la audiencia tarda aproximadamente un mes.

“Cuando vienen mujeres con golpes que son graves se hace todo lo que está al alcance porque la audiencia sea lo más pronto posible”, dice la profesional del Derecho.

La funcionaria judicial explica que las medidas de seguridad para la persona que es víctima de violencia doméstica son separar temporalmente al acusado de la víctima, la prohibición de que el agresor pase por donde vive, trabaja, estudia o permanece la agredida; además se le prohíbe al denunciado que intimide a la denunciante, a su familia y amigos.

“Ya en audiencia se decretan las medidas cautelares que son la pensión alimenticia que hace con base en el salario del denunciado y los gastos que tiene su pareja. En algunos casos, el agresor deja el dinero en el juzgado y la denunciante lo viene a reclamar, o se le pide a la víctima que abra una cuenta bancaria y que él le deposite el dinero. Otras medidas es la guarda y custodia de los hijos y el uso y disfrute del menaje”, refirió Lobo.

Otras determinación que los jueces le imponen al agresor es el servicio comunitario. “También se mandan a los dos a terapias psicológicas a Caritas Sampedranas. Hay parejas que se reconcilian”, añade.