17/07/2024
06:35 AM

Los palmeros deben exportar aceite sostenible

  • 21 agosto 2016 /

La Ceiba, Honduras.

La sostenibilidad ambiental, económica y social son los requisitos que deberán cumplir los productores y procesadores de palma africana hondureños para poder seguir exportando su aceite al mercado.

Desde febrero de este año los industriales palmeros comenzaron un proceso de capacitación orientado a producir esta fruta y su producto terminado bajo nuevas reglas ambientales.

“No podemos seguir produciendo aceite de palma africana en donde todos quieran, sino que tenemos que respetar el ambiente, ser consiente en la parte social y económica, este es un tema de país, y también un tema de nosotros los productores”, dijo Marco Tulio Figueroa, presidente de la Asociación Industrial de Palma Aceitera de Honduras (AIPAH).

La compañía Wilmar Internacional, la mayor compradora de aceite en el mundo, es la promotora de estas capacitaciones a través de la organización colombiana Naturelaza, Energía y Sociedad (Nes Naturaleza).

“La idea es poder llegar al productor que tiene desde una hectárea hasta el que tiene 200,000 hectáreas, y que permita que su producción sea sostenible en el tiempo, y que podamos tener ese aceite sostenible para la exportación”, recalcó el industrial.

Foto: La Prensa

Los productores de palma africana de todo el litoral Caribe participaron de la capacitación.
Ahora el mercado internacional, más que todo el de Europa, está exigiendo un producto terminado sostenible. “La banca nacional también está exigiendo que toda industria de palma esté trabajando en la sostenibilidad”, indicó. Todas estas medidas nacen de la preocupación que está generando el cambio climático en el mundo, también por el desplazamiento sin control de la palma en zonas boscosas en Honduras.

“En Europa, nosotros queremos vender aceite de palma de sostenibilidad, y nosotros compramos mucho aceite en Honduras. Nuestros productores no deben hacer deforestación, no hacer turbas y explotación”, precisó Daphne Hameeteman, gerente de sostenibilidad de la transnacional Wilmar en Europa.

Los productores e industriales que no mejoren la vida de sus empleados, que sigan emanando gases de invernadero y continúen descombrando bosques para sembrar palma africana, no podrán vender su fruta ni exportar su producto refinado se recalcó en una reunión en La Ceiba.

La compañía Wilmar compra el 90% de la producción nacional de aceite de palma, dejando ingresos anuales al país por 128 millones de dólares. La mayor parte del aceite hondureño que compra la transnacional es para abastecer el mercado de Europa.