24/06/2024
02:26 PM

Llueven peticiones a Obama para que impida deportación de pastor hondureño

  • 19 marzo 2015 /

El pastor hondureño se encuentra en un centro de detención de ICE en Louisiana a la espera de ser deportado de un momento a otro.

Iowa, Estados Unidos.

El caso de Max Villatoro, quien se encuentra a punto de ser deportado de EUA tras ser arrestado en una masiva redada del Servicio de Inmigración, ICE, continúa acaparando la atención nacional e internacional, luego de que trascendiera que pese a que califica para el plan migratorio del presidente Barack Obama será enviado a Honduras en el próximo vuelo de deportados.

Entretanto, su familia junto a numerosos grupos de activistas pro-inmigrantes y la Iglesia Menonita, luchan contra el reloj hasta agotar los recursos para evitar la inminente deportación del pastor hondureño.

Hoy, la conferencia Menonita en Estados Unidos, envió una carta dirigida al secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), Jeh Johnson, y a la directora de Inmigración, la latina Sarah Saldaña, solicitando una reunión de emergencia con las autoridades de dicha iglesia en EUA para tratar la situación del hondureño.

'Hay factores claros que indican en este caso particular que el pastor Max Villatoro no es una amenaza para la seguridad nacional o fronteriza, y no debería ser una prioridad de deportación como fue establecido el pasado 20 de noviembre en un memorándum del DHS', indica la misiva.

Foto: La Prensa

Cientos de personas participaron en una manifestación en Iowa para pedir al Gobierno de Obama que cese la deportación de Villatoro.
'Además, si el pastor Max Villatoro es deportado a Honduras, no solo su familia, iglesia y comunidad quedarían devastados, pero también su vida estaría en peligro. El primo de Villatoro fue asesinado por enfrentar a las pandillas. Su sobrino fue atacado a disparos y tuvo que huir a los Estados Unidos por las amenazas a la familia', agrega el clérigo menonita.

Por su parte, la organización America’s Voice insiste al DHS que el religioso “no constituye una amenaza” para la seguridad del país. “La deportación del pastor Max separaría a su familia, que incluye cuatro hijos ciudadanos estadounidenses y pone su vida en riesgo al enviarlo a un país que tiene la tasa de asesinatos más alta en el mundo y donde sus familiares han sufrido amenazas de muerte”, dijo Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice.

“Lo que se pueda hacer para que se quede, hasta lo imposible, lo estoy haciendo para que el gobierno reconsidere su decisión. Y como yo hay muchas personas que están abogando para que paren la deportación”, dijo la esposa de Villatoro a la cadena Univisión.


De momento, el hondureño se encuentra en un centro de detención de ICE en Louisiana a la espera de ser deportado. “Le he entregado a las autoridades más de 40 mil firmas que hemos recogido en las que le pedimos al DHS que se quede, que no lo deporte”.

Lea más: Caso de pastor hondureño pone en jaque plan migratorio de Obama

Además: Marchan contra deportación de pastor hondureño

“Esto que está pasando no solo pasa con él, sino con mucha gente”, sostiene Gloria. “Es tiempo que éste gobierno haga algo y se deje de estar separando a las familias que tenemos niños estadounidenses”.

Villatoro fue detenido por agentes federales el 3 de marzo en Iowa City durante una redada nacional que duró cinco días y terminó con 2,059 detenidos de 94 países, todos con antecedentes criminales según la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Sharry agregó que aunque el caso se ha convertido en la mayor prueba de fuego para la nueva directora de ICE (Sarah Saldaña, quien asumió en diciembre el mando de la agencia tras ser confirmada por el Congreso), también lo es para el secretario del DHS, Jeh Johnson, y para el gobierno de Obama.