Tegucigalpa, Honduras.

Con total hermetismo se manejó el traslado a la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) del supuesto narcotraficante Juan Carlos Arvizú Hernández, extraditado ayer a Estados Unidos para enfrentarse a la justicia de ese país por tráfico de drogas.

A las 10:00 am partió en un vuelo privado y bajo fuertes medidas de seguridad hasta el sur de la Florida, adonde era reclamado por la justicia.

Arvizú Hernández (39) fue capturado el 9 de febrero de este año en una operación ejecutada por la Policía Nacional en la residencial Villas Mabel, de San Pedro Sula, y trasladado al Primer Batallón de Infantería.

Según la información que manejan los cuerpos de inteligencia, el detenido era cabecilla del narcotráfico en el norte del país y trabajaba con estructuras delictivas de La Mosquitia, Roatán y de Copán, como los hermanos Valle Valle, Marcos Merren y Carlos el Negro Lobo.

Arvizú Hernández era quien coordinaba las operaciones de recibo y traslado de drogas procedente en aviones de Colombia y Venezuela, utilizando los territorios hondureño, guatemalteco y mexicano, según la Secretaría de Seguridad.

Las investigaciones efectuadas por órganos de seguridad de Estados Unidos indicaban que el hondureño era parte de una estructura criminal dedicada a trasladar drogas desde Sudamérica, por lo que el 13 de junio de 2015 un tribunal de justicia del sur de la Florida emitió una orden de captura por los delitos de conspiración para introducir cocaína para su distribución y venta en el mercado estadounidense.

La extradición

Según el informe de la Secretaría de Seguridad, Arvizú fue trasladado desde el Primer Batallón de Infantería -adonde guardaba prisión- hasta la base aérea Hernán Acosta Mejía bajo fuerte custodia policial.

La caravana era encabezada por un carro especial de traslado de reos del Instituto Nacional Penitenciario (INP), seguido por una camioneta civil, una patrulla con elementos de Tigres y policías motorizados.

Después de cumplir con todos los trámites migratorios el presunto narcotraficante fue entregado a las autoridades estadounidenses y luego el avión despegó con rumbo al país del norte.

El hondureño Juan Carlos Arvizú es el extraditable número 11 que el gobierno de Honduras envía hacia Estados Unidos.

$!Foto: La Prensa

$!Foto: La Prensa

Momentos en que se revisaba el papeleo sobre la extradición del hondureño.

$!Foto: La Prensa

El supuesto narcotraficante Juan Carlos Arvizú fue llevado hasta la base aérea Enrique Soto Cano.