San Pedro Sula, Cortés.

María Antonia Mejía Alfaro (30), originaria del municipio de Bonito, Oriental, Colón, falleció en las últimas horas por complicaciones derivadas del hongo negro y tras haber padecido de covid-19.

Foto: La Prensa

Subsecretario Fredy Guillén
El viceministro de la Secretaría de Salud, Fredy Guillén, informó que era una paciente con problemas de diabetes y tenía alrededor de ocho meses de haber dejado su tratamiento, además de luchar recientemente contra el covid-19.

La mujer fue ingresada al hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula el pasado 1 de junio, donde comenzó a tratarse contra el hongo negro.

Puede leer: 'Plan B': Salud evalúa escenarios si Sputnik no llega a Honduras

El funcionario atribuyó el fallecimiento de la joven a tres factores: diabetes, covid-19 y sistema inmunológico deficiente, 'estos hongos oportunistas atacan, crean las lesiones mucoides y así sucesivamente se agrava el cuadro, ella recibió todo su tratamiento, pero al final lamentablemente falleció', explicó.

Guillén aseveró que la Secretaría de Salud sí cuenta con los medicamentos necesarios para tratar este tipo de enfermedad.

La mucormicosis, enfermedad también conocida como el 'hongo negro', es una rara afección que puede llegar a ser letal. Se sabe que los diabéticos tienen un mayor riesgo de sufrir de la extraña infección y que hay ciertos grupos que presentan más probabilidades de infectarse, tales como las personas con sistemas inmunes débiles o que padecen diabetes o cáncer, entre otros padecimientos.

Además: Continúa la instalación de puentes bailey a nivel nacional tras daños de Eta y Iota

Los médicos también aseguran que existe una relación con los esteroides que se usan para tratar la covid-19, es por ello que muchos de los afectados son pacientes que se recuperaron de covid-19.

El primer caso de hongo negro en Honduras se registró el pasado 6 de junio. En ese momento se dio a conocer que se trataba de un hombre de 56 años de edad, procedente del departamento de Cortés. Días después se supo de un segundo caso, precisamente el de María Antonia Mejía Alfaro.