Tegucigalpa, Honduras.

El presidente Juan Orlando Hernández anunció ayer en Quimistán, Santa Bárbara, un incremento sustancioso de su programa social Vida Mejor y declaró que no le importa que lo acusen de practicar el populismo porque lo importante es ayudar a los más necesitados.

Exhortó a la población aprovechar estos programas que destacan por la entrega de ecofogones, filtros de agua, conversión de pisos de tierra en pisos de cemento, banca solidaria mediante la cual se le otorgan pequeños préstamos a la población, huertos familiares y dotación de animales a los hogares pobres para que se ayuden.

En Quimistán el mandatario distribuyó 1,700 beneficios de Vida Mejor que representan una inversión de 9 millones de lempiras que se vienen a sumar a los 18 millones que se han destinado para este pueblo desde 2014.

La ayudas distribuida consiste en 630 ecofogones, 451 pisos de cemento, 350 pilas para almacenamiento de agua potable, 260 letrinas y nueve techos dignos. “ Vida Mejor es para ayudar a los más pobres y por eso estamos aquí buscando favorecer a los más pobres, a los que han vivido en extrema pobreza. Aquí estamos haciendo justicia social con los que han vivido en la Honduras olvidada”, dijo el presidente Hernández. “Si algo vamos a atender en mi gobierno es a los que más necesitan. ¿Cómo vamos a estar tranquilos en Honduras si en aldeas y caseríos y en grandes ciudades, todavía hay casas con pisos de tierra?, se preguntó.