SANTA ROSA DE COPÁN.

Autoridades de Salud informaron que se investiga la muerte de un menor, y hay al menos siete casos bajo estudio para confirmar o descartar sospechas de COVID-19 en el departamento de Copán.

La madrugada de ayer, dos personas fueron referidas al Hospital de Occidente, entre ellos un menor de 11 años que murió antes de ser atendido y una señora procedente de San Pedro Sula con sospechas de portar el virus.

La directora de la región de Salud de Copán, Gloria Fajardo, explicó que al niño de 11 años se le practicó prueba PCR post mortem aunque la madre aseguró que el niño padecía de asma y negó que tuviera sintomatología relacionada con el nuevo coronavirus.

Las autoridades ordenaron los protocolos de COVID-19 para su sepelio.

Además
El miércoles anterior, un hombre de 52 años fue ingresado en el Hospital de Occidente procedente de una clínica privada de Sula, Santa Bárbara. Familiares indicaron que el hombre presentaba una afección cardiaca grave, 15 minutos después murió. Se le tomó prueba post mortem la cual ya fue confirmada. Personas cercanas a él se encuentran aislados.
Respecto al caso de la señora procedente de San Pedro Sula, Fajardo informó que la paciente fue referida a un centro asistencial en aquella ciudad, pero debido a que tiene conocidos en Santa Rosa de Copán, parientes lograron que fuera trasladada.

“Ella estaba ingresada en una clínica privada con diabetes tipo 2, descompensada, hipertensión arterial en crisis y fiebre. Esta paciente fue referida al Hospital Mario Rivas y el pariente de aquí de occidente la fue a traer en ambulancia y fue hospitalizada en sala de aislamiento”, detalló.

La doctora agregó que “la paciente no se deja canalizar, ni tomar temperatura ni nada, solo quiere regresar a su casa y su hijo está de acuerdo. Ellos realizarán un documento de alta exigida”.

Ayer en Santa Rosa de Copán la gente salió a las calles incumpliendo el toque de queda.