San Pedro Sula, Honduras

A pocos días de que se efectúen los cambios de mando en las Fuerzas Armadas de Honduras (FF AA), el jefe del Estado Mayor Conjunto, Fredy Díaz Zelaya, dijo a LA PRENSA que solo estará al frente de la institución el tiempo que la ley estipula.

¿Cómo llegó al Estado Mayor Conjunto?

Fue un proceso bastante largo. Cuento con 33 años de servicio pasando por todos los cargos de un oficial subalterno superior, y al final como General. Estar comandando en el Ejército me dio la experiencia de llegar al Estado Mayor Conjunto.

¿Hay posibilidades de continuar en el cargo?

No, ninguna, solamente estaré el tiempo que estipula la ley.

¿Cómo es su relación con el presidente Juan Orlando Hernández?

En primer lugar soy un subalterno, pero siempre con la voluntad de desarrollar las labores sin necesidad de que él me lo pida. Todo se hace para el bien de Honduras.

¿Cómo ve la inseguridad que se vive en el país?

En los índices de homicidios en el país de 2014 y 2015, según las cifras, hay una tendencia significativa de los datos estadísticos de diferentes instituciones que reflejan que la criminalidad ha bajado en Honduras.

¿Le ha costado escalar puestos dentro de la institución castrense?

Hay un sacrificio que se ha hecho en cada uno de los grados y cargos que he ostentado. Al final siempre es fácil por el grado de compromiso que asumimos y la dedicación.

Si no fuera militar, ¿qué sería?

Un ingeniero constructor. Pero siempre me he ligado a la parte del campo y la agricultura.

¿Cuál es la posición de las FF AA en la defensa de la soberanía?

Como soldados siempre hemos estado obligados a defender las leyes, reglamentos y la soberanía.

¿Le gusta la vida militar?

Siempre he creído que en Honduras hay una persona que debe sacrificarse por los demás y eso fue lo que me incentivó para poder optar a esta carrera. Desde luego lo hice voluntariamente, ya que sabía que dentro de la vida militar hay muchos sacrificios pero al final siempre hay una gran recompensa.

¿Sale a lugares públicos?

A los necesarios, ya sea por servicio o por trabajo.