06/05/2022
12:39 AM

Más noticias

Hondureños piden a la Virgen de Suyapa por seguridad, empleo y buen gobierno

La diminuta imagen de la Virgen de Suyapa, patrona de Honduras, sigue siendo uno de los principales símbolos de fe de muchos hondureños.

Tegucigalpa, Honduras

La diminuta imagen de la Virgen de Suyapa, patrona de Honduras, sigue siendo uno de los principales símbolos de fe de muchos hondureños, que en estos días están llegando por miles a su santuario para pedirle que les de seguridad, empleo y un buen gobierno.

'Yo he venido a pedirle a la Virgen que cuide de mi, que tenga trabajo, que proteja a mi familia y que ilumine a las nuevas autoridades para que tengamos un buen gobierno', dijo a Efe Margarita Corea, una mujer de 48 años que además indicó que procedía de Danlí, El Paraíso, oriente, 'para venerar a la virgen de mi fe'.

Agregó que llegó el sábado de Danlí, unos 100 kilómetros al oriente de Tegucigalpa, y que el mismo día regresaba 'después de colocarle ante el altar la promesa' que le había traído.

El día de la Virgen de Suyapa, representada en una estatuilla de madera de cedro, de seis centímetros de alto, se conmemora el 3 de febrero, pero las peregrinaciones hacia su santuario en la capital hondureña inician unasemana antes, todos los años, luego de su hallazgo en 1747 por dos campesinos, según apuntes históricos.

'La Virgen es mi guía espiritual, vengo de Lepaterique (un pueblo indígena de origen lenca) a visitarla desde hace cuatro años porque me ha hecho milagros', indicó a Efe otro creyente, José Aníbal Funes, acompañado de su mujer y sus dos pequeñas hijas.

Lepaterique es una pequeña comunidad cercana a la capital, productora de café y hortalizas entre otros cultivos.

'Nuestra patrona ha de darnos un gobierno que haga buena obra por el pueblo y mucha paz porque el país la necesita', expresó por su parte Enrique Calderón, de 63 años, quien señaló que llegó el viernes a Tegucigalpa desde 'una aldea cercana a Macuelizo', en el occidental departamento de Santa Bárbara.

Agregó que viene desde hace 33 años viene cada dos 'a visitar a la Virgen de Suyapa' y que aprovecha 'para estar unos días' con familiares que viven en la capital, de los que dos le acompañaban esta vez al santuario.

La conmemoración del día de la Virgen de Suyapa moviliza a miles de hondureños de los cuatro puntos cardinales del país, lo mismo que a centroamericanos y mexicanos, según fuentes religiosas.

Durante la fiesta religiosa la aldea de Suyapa, donde se localiza el santuario, también hay mucha actividad económica generada por pequeños comerciantes que venden pequeñas esculturas con la imagen de la patrona, rosarios, velas, camisetas, llaveros, pañuelos y otros objetos, lo mismo que alimentos, gaseosas, ropa y artesanías.

Tras la guerra de cien horas entre los ejércitos de Honduras y El Salvador de julio de 1969 por un centenario contencioso limítrofe y migratorio, las Fuerzas Armadas locales la declararon 'Capitana General' de la institución castrense hondureña.

El nuevo presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, quien asumió el pasado 27 de enero y es el comandante general de las Fuerzas Armadas, estuvo el viernes en la misa dedicada a los militares, acompañado de varios de sus ministros y otros altos funcionarios, diputados y magistrados del poder judicial.

Nieves Rochez, una afrodescendiente de 60 años, llegó el sábado desde su natal puerto de Trujillo, en el Caribe hondureño, para 'venerar a la virgencita de Suyapa', según dijo a Acan-Efe.

Agregó que con otros amigos y familiares salieron la noche del viernes en un autobús como parte de una excursión de unos 60 garífunas (negros) que tienen su 'devoción en la virgen de Suyapa', en un recorrido de doce horas.

La ofrenda de Nieves a la Virgen, al igual que la de su amiga María Luisa Savio, de 69 años, era 'pan de coco', producto que a diario hacen en Trujillo para ganarse la vida.

'Hay otros garífunas que le traen conserva de coco, encocadas (pan dulce), cocos verdes y casabe (una tortilla hecha a base de yuca rayada).

El casabe, el pan y las conservas de coco, son productos de subsistencia elaborados por las afrodescendientes hondureñas, quienes además son las que trabajan la agricultura en el hogar, mientras que los hombres se dedican más a la pesca.

Desde hace 20 años la iglesia católica organiza en la víspera del día dedicado a la Virgen de Suyapa una alborada en el santuario con la participación de artistas nacionales, autoridades y representantes de diversos sectores sociales del país.

La agenda de este domingo ha incluido una misa oficiada por el cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez en el sector de El Piligüin, donde fue hallada la estatuilla en febrero de 1747 por los campesinos Alejandro Colíndres y Lorenzo Martínez.

Los afrodescendientes llegaron este año al santuario con sus característicos tambores, maracas y caracoles.

Concluida su misión de dejar las ofrendas en altar del santuario de la virgen de Suyapa, Nieves, María Luisa y sus acompañantes regresaron hacia Trujillo a las 14.00 horas locales del sábado (20.00) pidiéndole a la patrona de Honduras que les de 'vida para volver el otro año'.