21/06/2024
08:34 PM

TSC halla inconsistencias en auditoría a instalación de grama de estadio

  • 26 noviembre 2023 /

El estadio fue entregado la última semana de mayo de 2023, después de 90 días de extensión del contrato, destinados a mantenimiento

Las irregularidades denunciadas en su momento por la Secretaría de Transparencia y Lucha contra la Corrupción en la licitación pública, construcción de obras e instalación del engramillado del Estadio Nacional José de la Paz Herrera fueron ratificadas en el primer informe de verificación técnica del proyecto realizado por el Tribunal Superior de Cuentas (TSC).

La auditoría del TSC señala la disparidad entre las cantidades de obra que el Estado pagó mediante la Comisión Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Condepor), versus la obra ejecutada y las cantidades de ambas verificadas por el TSC.

Presupuesto

Una de las cifras que no concuerda con la información que la Condepor dio a este ente contralor es en el presupuesto invertido en la instalación de capa de grava del engramillado.

Para ese objetivo se necesitarían 1,786.91 metros cúbicos, con un valor de 1,700,995.37 lempiras. De estos, la Condepor reportó el pago de 1,786.91 metros cúbicos; sin embargo, en lo verificado por el TSC se detalla que solo se pagó por 1769.19, o sea, una diferencia de -17.72 metros cúbicos.

Esto arroja una diferencia estimada de 16,868.02 lempiras que no fueron pagados por la entidad estatal a la empresa contratista.

En la instalación de la de capa de arena de río, Condepor reportó una cantidad menor que la contratada debido a los cambios en las cantidades de material de las otras capas de agregados; todo eso se dio previo al pago total de la actividad. Para esa actividad se requerían 3,424.91 metros cúbicos, por los que según Condepor se pagó L3,199,653.67 . La Condepor reportó que 2,506.48 metros cúbicos; sin embargo, la revisión ejecutada por el TSC apunta que solo se pagaron 2,849.95 metros cúbicos, haciendo una diferencia no reportada de L320,879.98.

Sistemas de Construcción S. de R.L. encargada de la obra, acarreó la arena desde el municipio de Marcovia, Choluteca, a 153 kilómetros del estadio nacional.

Los auditores del TSC encontraron que muchas de las obras no contaban con estas especificaciones, faltando a la claridad y transparencia de la obra de construcción. Entre estas destacaron el trazado y marcado con topografía, la remoción de la grama anterior, además, de la pormenorización de los materiales a utilizar en todo el proceso de instalación del nuevo engramillado.

El motivo principal por el que se dio la remoción de la grama del estadio nacional para tener uno mejor era precisamente por la calidad del terreno de juego, pero la grama anterior no estaba del todo mal; aún podía ser utilizable.

Al solicitar la información sobre qué se haría con ese césped y cuál fue su destino final, la Condepor no especificó si sería reutilizada y el lugar donde se reinstalaría esa grama existente y cuánto costó el acarreo. Lo mismo ocurrió con las porterías; no se sabe dónde fueron a parar las metas.

Etapa

Las empresas que presentaron sus propuestas técnicas y económicas fueron descalificadas “en base a la Sección II: Criterios de Evaluación de los Términos de Referencia, dado que no alcanzó la puntuación mínima requerida para pasar a la etapa de revisión de la propuesta económica”, explicó la Condepor.

A razón de ello, se tomó la decisión de que la supervisión del proyecto estaría a cargo de la Gerencia de Proyectos de Infraestructura y Mantenimiento de Instalaciones de la Condepor. Esta supervisión derivó en que los avances del proyecto se supervisaran cada dos días, infringiendo el cumplimiento a lo estipulado en la Ley de Contratación del Estado y su reglamento.