15/04/2024
04:06 PM

La furia del Ulúa vuelve a sacar a familias de sus casas

Con sus propios medios cientos de pobladores de las zonas bajas El Progreso salieron de sus casas, cargando sus pocos enseres bajo las intensas lluvias

El Progreso, Yoro.

Bajo la lluvia y agua por doquier, Fredy Bautista salió con su esposa y sus dos hijas en un bicicleta cargando algunas bolsas de ropa. Otra vez les tocó huir de la crecida del río Ulúa que amenazaba ayer con inundar los ex campos bananeros donde residen.

“Nos llevamos lo más importante, a nuestros hijos y queda la casita que tenemos, porque el río está muy crecido”, dijo Claudia, quien caminaba apresurada con su hija en brazos.

Con ellos, eran cientos las personas que ayer continuaron saliendo hacia el casco urbano de El Progreso en busca de albergues en escuelas, y otros en casas de familiares.

Los lugares llevan 10 días en zozobra, pues hay filtraciones en los bordos y en otros puntos hay boquetes que no fueron cerrados.

Los pobladores que viven en el margen derecho del río Ulúa prefirieron abandonar sus casas y sacar los pocos enseres que poseen antes de que los bordos cedieran, o que por filtraciones, el agua los agarrara desprevenidos.

El Ulúa y sus boquetes amenazan a miles en el norte de Honduras

Los habitantes de aldeas como Cuchillas, Soberanos del Norte, Río Chiquito, Las Flores, colonia Duarte, Buena Vista y Amapa comenzaron a salir desde el fin de semana, pues el Ulúa ha mantenido niveles máximos en su caudal.

José Francisco Zúniga, presidente de la junta de agua de Río Chiquito, dijo que todos los vecinos decidieron salir por sus voluntad, pues al ver la crecida del río saben que hay mucho peligro.

Indicó que nadie les ayudó a movilizarse, sino que cada quien buscó un medio de transporte y para salvar a sus familias y enseres domésticos.

Zúniga, con otros hombres dijeron anoche que se quedarían en sus casas vigilando algunas pertenencias que no pudieron mover y en caso de que el río inunde buscarían refugio en los bordos.

400 personas tienen albergadas en escuelas y colegios de El Progreso según el reporte de la municipalidad de que esta asistiéndolos con alimentos

Luis Da Costa, técnico analista hidromensor del Centro de Estudios del Valle de Sula, explicó que la crecida del Ulúa estaría afectando las zonas bajas de El Progreso .

Agregó que el Ulúa puede derivar agua hacia el río Chamelecón y podría generar una mayor carga hídrica, pero la crecida del Chamelecón fue pequeña.

Cinco muertos y más de 30,000 afectados por lluvias en Honduras

Indicó que si el canal Campín se activara, el gua puede fluir hacia abajo afectando zonas bajas de Choloma, Puerto Cortés, Ramal del Tigre por la crecida que esperaban anoche.

El Ulúa ayer alcanzó 5.35 metros considerada la más alta del año que ya afectó decenas de familias así como cultivos en maíz, yuca y plataneras.

Alerta y clima

La Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) mantienen la alerta roja para Cortés, Santa Bárbara, Islas de la Bahía, Copán, El Progreso, Santa Rita y El Negrito en Yoro. La alerta por la crecida de los caudalosos ríos abarca hasta el Ramal del Tigre en Tela Atlántida.

Los demás departamentos se mantienen en alerta amarilla debido a una cuña de alta presión que transporta humedad del Mar Caribe y generará abundante nubosidad, lluvias y chubascos en todo el país.

Según el titular de la Secretaria de Gestión, Riesgo y Contingencias, Darío García, durante la tormenta Pilar y el frente frío que han afectado Honduras hay cinco personas muertas. Señaló que se convocó al Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) por el elevado caudal del Ulúa , ya que se está dando total atención a Cortés y Yoro donde pasan los causales de los ríos.

5 personas han muertos por las lluvias producidas por dos temporales en los últimos 10 días, según los reportes de la Copeco en Honduras.

“Hay un monitoreo constante en la crecida del Ulúa que llegó a 6.65 o 6.57 metros, que aparenta que llegó a su caudal máximo y que se mantiene o puede disminuirse”, dijo.

Informó que las estadísticas oficiales se reportan 7,770 familias afectadas (35,252 personas), 684 damnificados, 2094 evacuados y 1,535 albergados en 293 sitios habilitados.

Indicó que hay 124 comunidades incomunicadas y los departamentos con más afectación son Cortés, Santa Bárbara, Copán y parte de Yoro.

“Es importante informar a la población que las inundaciones son repentinas por lluvias y hasta este momento todos los trabajos de mitigación que hizo la presidenta en el Valle de Sula, que andan por 500 millones de lempiras, han funcionado”, apuntó.

A pie, en carros de paila y camiones salieron ayer cientos de familias de los ex campos bananeros de El Progreso ante la crecida del Ulúa y las fuertes lluvias.

Anoche, los miembros del Sinager afirmaron que se desplegaron seis camiones con 140 efectivos del Ejército, 30 médicos de la Policía Nacional así como voluntarios de las diferentes instituciones para El Progreso.

Para San Manuel, Cortés mandaron 50 militares, camiones y ambulancia con médico y paramédico.

A partir de hoy se esperan lluvias en el territorio nacional con menos intensidad, que según los expertos, no aumentará los caudales en el Chamelecón y el Ulúa.

En municipios como Omoa, se dieron precipitaciones que superaron los 600 milímetros de agua, por lo que la zona está vulnerable y el Comité de Emergencia Municipal está alertando a la población ante deslizamientos.

Anoche la única esperanza para los afectados era que el Ulúa bajara su caudal, pero las lluvias eran intermitentes.