19/07/2024
12:43 AM

Por nepotismo en Salud, BID revisará contratos con Honduras

  • 07 mayo 2024 /

El Banco Interamericano de Desarrollo someterá a revisión el contrato de financiamiento de préstamo para la construcción de hospitales.

Tegucigalpa

Debido al nepotismo que incurrió la ministra Carla Paredes, al contratar a su cuñado Daniel Brizuela, para el manejo de los millonarios fondos, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) revisará los contratos de financiamiento de préstamos otorgados a la Secretaría de Salud.

El organismo multinacional reconoció que Brizuela es pagado con sus fondos, empero la Secretaría de Salud no les notificó el parentesco que mantiene con la ministra.

María José Jarquín, representante del BID en Honduras, informó que “las reglas y procedimientos de los proyectos financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo se rigen por los más altos estándares de transparencia, igualdad de oportunidades, economía, eficiencia e integridad, incluyendo conflictos por temas de parentesco”.

Agregó que “en el caso del señor Daniel Brizuela, la Secretaría de Salud solicitó la no objeción del BID para el financiamiento de su contratación por parte de la Secretaría, con recursos de un préstamo del BID. Sin embargo, en este caso, no se informó al Banco del parentesco”.

Reacción

Para el analista Lester Ramírez, la reacción del BID es interesante porque son enemigos de la corrupción y no avalan el nepotismo, en virtud de que su sistema de control es riguroso. “El BID tiene sus prácticas internas y un sistema de control más estricto. Los préstamos se ejecutan conforme a las reglas del BID”, señaló Ramírez.

Jarquín sostuvo que “a la vista de la nueva información, revisaremos nuestra evaluación inicial. En el caso de la señora Gabriela Paredes, ella no fue contratada con fondos del BID, por lo que no nos corresponde opinar sobre el tema”.

Daniel Brizuela, cuñado de Carla Paredes, fue nombrado en el cargo de la Unidad Técnica de Gestión de Proyectos con un salario que oscila entre los 4,000 y 8,000 dólares al mes.

Mientras que su hermana y esposa de Brizuela, Gabriela Paredes fue nombrada como directora de fondos de cooperación externa con un salario de 60,000 lempiras mensuales.

La ministra Carla Paredes justificó recientemente que “es la única persona en quien confío para que maneje tanto dinero y no me mande a la cárcel, sino pregúntele a la profesora (en referencia a la exministra de Salud, Alba Consuelo Flores), la pobre anda huyendo”.

Aseguró que no despedirá a su hermana y cuñado porque “no me fío de nadie”.

Control

Para el analista Lester Ramírez, la reacción de este BID es interesante porque son enemigos de la corrupción y no avalan el nepotismo, en virtud de que su sistema de control es riguroso.

“El BID tiene sus prácticas internas y un sistema de control más estricto. Los préstamos se ejecutan conforme a las reglas del BID”, señaló Ramírez.

Sumado a la investigación del BID, las autoridades hondureñas tienen la obligación de sancionar a Paredes, según criterio de expertos, por quebrantar el Código de Conducta Ética del Servidor Público, en el cual se prohíbe las contrataciones consanguíneas y por afinidad.

“Aquí es el Tribunal Superior de Cuentas quien tiene que actuar, es el responsable de que este Código se cumpla”, explicó Ramírez.

El artículo 13 de esa norma lega señala que “se puede frenar la contratación y hay sanciones de índole administrativa que se pueden aplicar, pero lo más importante que se puede hacer es sentar un precedente”.

“El servidor público tiene prohibido designar parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad para que presten servicios en la institución directamente a su cargo, ya sea de manera remunerada o ad honorem”, reza.

“Se exceptúa el cónyuge del titular del Poder Ejecutivo. Tampoco debe un servidor público solicitar o influenciar para que sus parientes sean contratados en otra dependencia del Estado”.