01/03/2024
08:15 AM

Migración, negocio para Nicaragua; crisis para países vecinos

  • 06 noviembre 2023 /

Autoridades de Estados Unidos advierten que exploran toda gama de posibles consecuencias para quienes (incluye empresas) faciliten la migración irregular

San Pedro Sula, Honduras.

Emigrantes de todo el mundo con destino Estados entran vía aérea a Nicaragua, pagan unos $50 por una visa de frontera en ese país y continúan sin problemas la travesía por tierra a través de Honduras.

Quienes conocen esta puerta de entrada al continente americano ya no ingresan por Brasil, como solía suceder antes de Covid-19, si viajan de Asia o África, ahora compran boletos carísimos y vuelan desde Europa hasta Managua.

Los haitianos llegan en vuelos chárter desde el Aeropuerto Internacional Toussaint Louverture de Puerto Príncipe al César Augusto Andino de Managua donde pagan una visa que les permite circular y salir del país.

Esta facilidad que ofrece Nicaragua a quienes quiere entrar a Estados Unidos, sin cruzar El Darién, le está generando varios millones de dólares al mes al gobierno de Daniel Ortega, pero está llevando a los países vecinos a enfrentar una crisis social de grandes proporciones.

De esta manera, según Elvira Cuadra, investigadora del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (CETCAM) de Nicaragua, “el gobierno de Ortega está haciendo negocio de manera inescrupulosa con la necesidad de esta gente”.

Honduras, cerca de una crisis por creciente ola migratoria

“Francamente, creo que el problema trasciende a un país, en este caso Honduras, e involucra a toda la región. El flujo de migrantes y de personas desplazadas de manera forzada de diferentes regiones del mundo que atraviesa Centroamérica afecta a todos los países, para bien y para mal. En primer lugar, convierte a la región en una zona de tránsito y altos flujos de personas; en muchos casos, cuando los migrantes no logran su objetivo que es llegar a Estados Unidos, permanecen en la región, la mayoría de ellos en condiciones precarias que los gobiernos no están atendiendo y que incrementan la presión social en todos los países”, dijo Cuadra a Diario LA PRENSA.

Al abrir la frontera a los extranjeros, Nicaragua asegura una ganancia económica por la venta de visas y la salida del territorio en menos de dos días de todos los emigrantes que luego entran a Honduras solos o guiados por traficantes de personas.

Reforma

La Asamblea de Nicaragua reformó en agostó de 2020 la Ley General de Migración y Extranjería para cobrar visas y multas en dólares de Estados Unidos y no en moneda nacional (Córdobas): por visa fronteriza, los ciudadanos de África y Asia pagan $50, por visa de tránsito $25 y por prórroga de estancia de treinta días, $25.00.

Sin embargo, emigrantes africanos entrevistados por Diario LA PRENSA informaron que en Nicaragua ellos pagaron a las autoridades más de $150 por la visa.

Sólo en octubre, entraron por Danlí, Choluteca y Trojes, más de 102,000 emigrantes que llegaron vía aérea y terrestre a Nicaragua. De estos, 35,529 eran de Haití, 34,547 de Venezuela, 17,513 de Cuba y el resto de Ecuador, Guinea, Colombia, Senegal, China, Perú y Chile, según el Instituto Nacional de Migración (INM).De haber cobrado $50 a cada uno, el gobierno de Ortega captó en octubre alrededor de $5 millones el mes pasado por la venta de visas fronterizas o de tránsito, más las prórrogas.

“Panamá, Costa Rica y Nicaragua, los gobiernos han optado por ‘facilita’ el tránsito de los migrantes porque no quieren que permanezcan en sus países. Para eso están empleando mecanismos como el traslado en buses a la frontera del país vecino previo pago”, agregó Cuadra.

Brian A. Nichols, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, expresó en la red social X que está “preocupado por informes de un aumento dramático en vuelos chárter con destino a Nicaragua que facilitan la migración irregular desde Cuba y otros lugares hacia Estados Unidos”.

“Nadie debería beneficiarse de la desesperación de los migrantes vulnerables ni los contrabandistas, ni empresas privadas, ni funcionarios públicos, ni gobiernos. Estamos explorando toda la gama de posibles consecuencias para quienes facilitan esta forma de migración irregular. Seguimos instando al uso de vías seguras y legales”, advirtió.