15/04/2024
03:43 PM

A punta de armas, la ganadería se expande en la cuenca del Cangrejal

  • 06 febrero 2024 /

Muchas familias agroforestales están siendo desplazadas por este clima de inseguridad.

La Ceiba

Grupos armados están expandiendo a la fuerza una actividad ganadera en la parte alta del río Cangrejal y con su intimidación están desplazando a las familias que explotan legalmente el bosque en esta zona de amortiguamiento del Parque Nacional Nombre de Dios, en el departamento de Atlántida.

La Fiscalía Especial del Medio Ambiente, personal del Primer Batallón de Infantería Marina y el Instituto de Conservación Forestal (ICF) conocieron esta situación en una zona cercana a la comunidad de Toncontín, en la parte alta del río Cangrejal.

Aquí constataron que más de 40 manzanas fueron descombradas en un área de montaña. Los daños son alarmantes y cada vez más van reduciendo el bosque que da vida a esta cuenca, que es un atractivo turístico muy popular por su “rafting”.

El descombro en esta zona se hizo al margen de la ley y está dentro del bosque asignado a la Cooperativa Agroforestal Toncontín.

Según la Fiscalía regional del litoral atlántico, estos sitios están siendo acaparados con violencia y presencia de personas fuertemente armadas.

La tala es provocada por personas armadas que infunden temor en esta zona de difícil acceso.

Tras constatar estos daños en el sitio, el Ministerio Público empezó a documentar el caso con indagaciones a personas afectadas. Esta será determinante para iniciar las acciones penales en caso de concluir que hay indicios de responsabilidad penal y en contra de los depredadores del bosque, ya que han desplazado a los miembros de la cooperativa, quienes son los beneficiados de un usufructo otorgado por parte del Estado de manera certificada.

Los fiscales junto con militares y técnicos forestales eliminaron toda la cobertura forestal perteneciente a un ecosistema denominado bosque latifoliado, con fines de cambio de uso de suelo, y se constató, además, el pastoreo de ganado.

Troncos de árboles gruesos apenas se distinguen entre el zacate que ha sido sembrado para convertir estos cerros en potreros.

La ganadería, la agricultura extensiva y la tala ilegal son los problemas que están amenazando esta zona de amortiguamiento del Parque Nacional Nombre de Dios. El difícil acceso favorece la proliferación de estas actividades ilícitas.

Las autoridades constataron en el sitio el corte ilegal de árboles de gran diámetro para facilitar la ganadería.