29/05/2024
05:54 AM

Grupo élite entrenado en EEUU custodia a Juan Orlando Hernández

Ahora son cinco los anillos de seguridad, entre internos y externos, en los que velan por la integridad del expresidente hondureño.

Tegucigalpa, Honduras.

Miembros del Comando de Operaciones Especiales (COE), grupo de élite de la Policía Nacional, son los responsables de formar los anillos de seguridad que custodian la sede policial donde se mantiene recluido el expresidente Juan Orlando Hernández.

Los COE, según describe la Secretaría de Seguridad, fueron entrenados gracias al apoyo del Gobierno de Estados Unidos por medio de la Sección de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley (StateI NL).

Luego de que una fuente confidencial detallara la situación de Juan Orlando Hernández en su aprehensión en una habitación de los Cobras, el director de las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional, Miguel Pérez Suazo, confirmó la realidad del exmandatario Hernández solo recibe dos tipos de visitas: su equipo de defensa y su familia.

Su esposa, Ana García, es la encargada de llevarle su alimentación, debido a que padece de diabetes, enfermedad que controla su doctor, y los medicamentos. El expresidente no tiene permiso de usar celular ni salir de su habitación.

Hernández fue capturado el martes 15 de febrero a raíz de un pedido de extradición de Estados Unidos por narcotráfico.

Su esposa Ana García denunció el fin de semana que el expresidente fue sometido a “humillaciones” durante el arresto.

“Fue sometido a un escarnio horroroso y humillante” y “durante más de 17 horas enfrentamos el horror, temimos por nuestras vidas e integridad, sufriendo el asedio constante de 600 agentes de seguridad”, denunció.

Extradición

Un análisis a los días transcurridos desde la captura hasta la extradición de los 27 hondureños que han llegado a Estados Unidos por delitos vinculados al narcotráfico muestra que los tiempos varían según cada caso.

El análisis comienza desde el 27 de marzo de 2014, cuando se extraditó al primer hondureño en los primeros meses del gobierno de Juan Orlando Hernández, aplicado tras la reforma constitucional que dio luz verde a la figura, hasta el 19 de octubre de 2021, que es el más reciente.

Un promedio establecido indica que son 112 días los que tarda Honduras en extraditar a una persona desde que es capturada hasta que es puesta en el avión que lo conduce a la nación estadounidense para iniciar con su juicio. Lo anterior equivale a tres meses y medio.

De las 27 extradiciones a Estados Unidos, dos casos destacan: el que más tiempo incurrió en ser extraditado y el que menos días ha requerido.

Por ejemplo, Roberto de Jesús Soto García, extraditado el 20 de diciembre de 2017, aguardó 418 días desde su captura, que fue el 28 de octubre de 2016 en Flower Bay, Roatán, Islas de la Bahía, al norte de Honduras.

El otro hondureño que más tiempo ha pasado para ser extraditado es Martín Adolfo Díaz Contreras, con 194 días desde su captura (10 de abril de 2021) hasta su envío (21 de octubre de 2021).

Y el que menos tiempo vivió desde su aprehensión, ejecutada el 27 de marzo de 2014, hasta su extradición, registrada el 8 de mayo de ese mismo año, fue Carlos Arnoldo Lobo, mejor conocido como Negro Lobo, primer hondureño enviado bajo la administración de Hernández.