TEGUCIGALPA. El Congreso Nacional (CN) aprobó la noche del martes un nuevo préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por un monto de 15 .5 millones de dólares (L372 millones) para un programa de emergencia en respuesta a las tormentas tropicales Eta y Iota además de un subsidio a los combustibles y un fondo de garantía para los transportistas.

Para los expertos, estas aprobaciones están profundizando la crisis del endeudamiento público del país, sobre todo porque existe una mala mirada sobre el pago de la deuda y donde algunos recursos que se están pagando no cumplen sus destinos, como el Trans 450.

Ismael Zepeda, economista del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), señaló que estos endeudamientos tendrán un fuerte impacto en el futuro y se denota que la principal línea de gasto es el endeudamiento. “Probablemente vamos a perder bienes y servicios públicos, acceso a los derechos humanos, al agua, energía de calidad, porque hay que estar pagando una deuda que no se ve su impacto en el desarrollo”, comentó.

Zepeda señaló que las cifras oficiales señalan que al cierre del primer semestre de 2021 el endeudamiento llega los $15,150 millones; sin embargo, indicó que el Consejo Monetario Centroamericano, que se alimenta de cifras oficiales, dice que el endeudamiento de Honduras ronda entre los $19,000 y $20,000 millones .

Por último, Zepeda criticó la complicidad de los organismos internacionales donde dicen que todo está bien en el país y siguen permitiendo más préstamos.