22/05/2024
01:35 AM

Fiscalía hondureña y Oabi han asegurado 203 bienes este año

La Unidad de Avalúos trabaja para definir el costo de las propiedades. Solo en el caso de Mario Zelaya se estima que lo incautado está valorado en L200 millones.

Tegucigalpa, Honduras.

Cinco grandes operativos de la Fiscalía de la República han dejado en 2014 el aseguramiento de 203 bienes, que incluyen propiedades, lotes, automóviles y ganado, que podrían ser subastados en los próximos días debido a una reforma a la Ley de Privación de Dominio, que otorga a la Oficina Administradora de Bienes Incautados (Oabi) la potestad de acelerar el proceso.

En enero pasado, la Fiscalía y la Oabi aseguraron en el norte del país 78 vehículos y 22 propiedades en el operativo Shalom, por el cual hay varias personas detenidas. Las autoridades aseguraron 33 propiedades del exdirector del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), Mario Zelaya, que estarían valoradas en unos 200 millones de lempiras.

En las últimas semanas se aseguraron seis propiedades del alcalde de Yoro, Arnaldo Urbina, quien guarda prisión, y 12 propiedades y alrededor de 500 cabezas de ganado de la familia Mata.

Apenas el lunes, la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico (DLCN), la Oabi y la Policía Militar aseguraron 52 bienes de los hermanos Luis Alonso, Miguel Arnulfo y Deysi Valle en la aldea El Espíritu, Florida, Copán. Entre las propiedades aseguradas figuran una ferretería, residencias, haciendas y hasta un coliseo.

También allanaron la alcaldía de Choloma, Cortés, que dirige Leopoldo Crivelli, y dos viviendas de su propiedad debido a una denuncia por supuesto abuso de autoridad y malversación de caudales públicos; sin embargo, ningún bien ha sido asegurado según la Fiscalía.

Proceso judicial

Las propiedades y el ganado asegurados en los cinco operativos ya fueron tomados en posesión por la Oabi, mientras se espera el proceso judicial para que mediante sentencia sean declarados incautados y esta oficina pase a administrarlos y proceda a su distribución o subasta.

El director de la Oabi, Francisco Zavala, manifestó a LA PRENSA que mediante la reforma a la Ley de Privación de Dominio se creó la figura de venta anticipada, la cual significa que en el caso de los bienes de difícil mantenimiento, si alguna institución los necesita, se permitirá emplear el procedimiento.

“Esa fue la determinación del Consejo de Seguridad y Defensa: traspasar los bienes al IHSS mediante subasta. Siempre se hará el avalúo de las 33 propiedades hasta ahora aseguradas”, explicó Zavala. En los próximos días se publicará el avalúo de las propiedades aseguradas a Zelaya y testaferros, que supuestamente fueron adquiridas con fondos del IHSS.

Bienes incautados

Zavala explicó que los últimos grandes aseguramientos son los del caso de Carlos Arnaldo Lobo, alias el Negro, extraditado a Estados Unidos, y de Ramón Mata Ballesteros, a quien 25 años después las autoridades le aseguraron propiedades y ganado. “En los últimos dos años, esta oficina ha distribuido unos 300 millones de lempiras ya declarados en comiso mediante sentencia. Manejamos un registro de 72 casos, con los cuales se ha asegurado bastante, como en el operativo Shalom, el Neptuno y el del IHSS. En cuanto a cantidad, el de Lobo es el mayor no solo por la cantidad de bienes inmuebles, sino por dinero y embarcaciones. Solo en propiedades, el más grande es el de Mario Zelaya”, dijo.

Aunque en algunos casos hay responsables presos, el proceso judicial del aseguramiento de los bienes continúa mientras se trabaja en los avalúos. En caso de que los perjudicados demuestren en los tribunales que los bienes fueron adquiridos lícitamente y ya hayan sido subastados, la devolución monetaria le corresponde al Estado. “En el caso del ganado incautado, es difícil y oneroso su mantenimiento, por lo que al Estado le resulta más factible subastarlo”, agregó Zavala.

Proceso

Sobre el caso de aseguramiento de propiedades del alcalde de Yoro, Zavala explicó que la Oabi ya tomó posesión de esos bienes después del allanamiento que hizo la Fiscalía.

“La mayor parte de los bienes que la Oabi administra ya fueron incautados. Solo se espera el comiso para comenzar a distribuirlos como manda la ley: 45% para prevención, 45% para seguridad y justicia y 10% para la Oabi”, afirmó Zavala.

Sobre el aseguramiento de animales, por ejemplo el ganado, la Oabi hace un estudio de prefactibilidad, ya que el mantenimiento de estos animales es costoso y por lo tanto deben subastarlos rápido. “En el caso del zoológico Joya Grande, en Santa Cruz de Yojoa, el Estado no puedo mantenerlo, por lo que es arrendado a un grupo de veterinarios. Este método nos está generando ganancias”, agregó.

Decenas de gallos de pelea al final no le fueron asegurados al alcalde de Yoro y se subastaron recientemente 43 cabezas de ganado en San Pedro Sula, incautadas en el caso del camión que tenía el techo lleno de drogas, informó Zavala.

Agilidad

Las reformas en la Ley de Privación del Dominio hacen más ágil el proceso de subasta o restitución de los bienes, según el exdiputado y ahora miembro de la junta interventora del IHSS, Germán Leitzelar. “Las instituciones perjudicadas, como el IHSS, pueden salir beneficiadas con las reformas de esta ley”, agregó.

Aunque considera que todos los bienes deben ser devueltos a la institución perjudicada, el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad es el que lo determina. “Estamos viendo la posibilidad de que los bienes asegurados en el caso del IHSS no sean subastados, sino que, si están arrendados, el dinero sea depositado para el Seguro Social. Nos conviene más recibir el dinero que rematar las propiedades”.

El interventor ve con buenos ojos el papel de la Oabi, aunque todas sus operaciones son administrativas. Leitzelar añadió que considera mejor el trabajo de la Oabi manejada por el Poder Ejecutivo, que antes bajo la Fiscalía. El último operativo que se ha ejecutado es el Morazán, en los departamentos de Cortés y Copán, que dejó 52 bienes asegurados, aunque no se reporta la captura de los responsables.